•   Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) destacó este lunes la labor que ha realizado en los 60 años transcurridos desde su creación, en defensa de los derechos fundamentales y la consolidación de la democracia en el continente.

La presidenta de la CIDH, la panameña Esmeralda Arosemena, subrayó este hecho en la inauguración en Sucre, la capital constitucional de Bolivia, del 171 periodo de sesiones de este organismo que pertenece a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Arosemena sostuvo que la celebración de las sesiones en Bolivia "tiene un significado especial", pues "se enmarca en el año del 60 aniversario de la creación" de la comisión y en los 40 años de la aprobación de su estatuto.

"Desde hace seis décadas la CIDH contribuye de manera decisiva a la consolidación de la democracia y a la protección de los derechos fundamentales en el continente con aplicación de la Carta de la OEA, de la Declaración Americana, de la Convención Americana, de nuestro estatuto y reglamento", resaltó la presidenta del organismo.

Entre otros logros, Arosemena mencionó que en estos 60 años se pudo salvar "cientos de vidas" gracias al mecanismo de las medidas cautelares y se permitió el acceso a la justicia a "miles de víctimas de violaciones de derechos humanos".

Además, se propiciaron "soluciones amistosas" para alcanzar acuerdos entre partes en conflicto y se efectuaron visitas de observación a países de la región. Arosemena también remarcó los informes sobre la situación de los derechos humanos efectuados por la comisión, así como las audiencias públicas "que sirven para hacer visibles los temas más relevantes en todo el hemisferio".

"Nuestras recomendaciones han llevado a los Estados miembros a dejar sin efecto leyes, políticas y prácticas discriminatorias, a proporcionar reparaciones comprensivas para las víctimas, a prevenir la repetición de las violaciones de los derechos humano, a fortalecer la protección de tales derechos", recalcó.

Los informes del organismo han ayudado a la OEA a "adoptar acciones colectivas y estructurales para proteger derechos y libertades fundamentales en todos los Estados miembros", añadió.

La presidenta señaló que la comisión tiene en marcha un plan estratégico para el periodo 2017-2021, que incluye 21 programas de trabajo para articular sus "mandatos y obligaciones". En el plan, indicó, se ha identificado a ciertas poblaciones a las que la comisión dará prioridad en su trabajo en estos próximos años, entre ellas indígenas, mujeres, inmigrantes, refugiados, víctimas de trata de personas, afrodescendientes, personas con discapacidad, niños, adolescentes, colectivos LGBTI y reclusos.

En la inauguración estuvieron presentes los ministros bolivianos de Exteriores, Diego Pary, y de Justicia, Héctor Arce, además de autoridades de la región de Chuquisaca, donde se encuentra Sucre.

El 171 periodo de sesiones de la CIDH abordará hasta este viernes quince cuestiones relativas al respeto de derechos humanos en países como Perú, Nicaragua, Venezuela, Argentina, El Salvador, Honduras, Colombia, México, Chile, Haití, Cuba y Guatemala, así como en el conjunto de América Latina.

Estas cuestiones incluyen, entre otras, el respeto al medio ambiente, la violencia contra la mujer y hacia comunidades indígenas, los derechos laborales, sexuales y de los inmigrantes, denuncias de desapariciones forzadas y el papel de los sistemas de justicia latinoamericanos ante la corrupción.