•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El opositor Juan Guaidó, reconocido por unos 50 países como presidente interino de Venezuela, aseguró este martes que el 23 de febrero ingresará la ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos, pese al rechazo del mandatario Nicolás Maduro.

"El 23 de febrero será el día para que ingrese la ayuda humanitaria en Venezuela", dijo Guaidó en su discurso ante una multitud de opositores, concentrados en el este de Caracas para exigir a la Fuerza Armada dejar entrar la asistencia.

Guaidó también anunció este martes que el estado brasileño de Roraima suma desde hoy otro centro de acopio de ayuda humanitaria para Venezuela y adelantó que habrán otros dos más.

El líder opositor indicó que el próximo fin de semana se realizarán asambleas, cabildos y "campamentos humanitarios" a fin de organizar y preparar a todas las personas que se han sumado al voluntariado que promueve la oposición para buscar la ayuda humanitaria en las fronteras en caso de que la Fuerza Armada no permita su ingreso.

"Tendremos que ir en caravanas, en protestas, en movilización, en acompañamiento", dijo y apuntó de forma contundente que "la ayuda humanitaria va a entrar sí o sí".

Guaidó insistió, en ese sentido, en ordenar a la Fuerza Armada para que permita el ingreso de este apoyo al recordarles que, probablemente, muchos de sus familiares también lo necesiten.

Asimismo, informó que el estado brasileño de Roraima suma desde hoy otro centro de acopio de ayuda humanitaria para Venezuela y adelantó que habrá otros dos más, aunque no precisó dónde.

Miles de Venezolanos protestan contra Nicolás Maduro / EFE
Desde la semana pasada la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con el estado de Táchira, almacena donaciones hechas por ese país y Estados Unidos para Venezuela, donde, según cifras de Guaidó, hay cerca de 300.000 ciudadanos en riesgo de muerte y 2.000.000 en crisis por enfermedades.

El opositor agradeció a la comunidad internacional por el apoyo y las donaciones brindadas.

Finalmente, le dijo a los militares que "tendrán algunos días para ponerse del lado de la Constitución y de la humanidad para permitir el ingreso y el acceso".