•   Roma, Italia, Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco dirigió una dura carta de respuesta a la petición de mediación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en la que le recuerda que en el pasado ha incumplido todos los compromisos fijados, según el documento filtrado este miércoles por la prensa italiana.

Una foto con el encabezado de la carta fue publicada por el diario italiano Corriere della Sera y en ella se alcanza a leer, escrito en español, que está dirigida a “su excelentísimo señor Nicolás Maduro”, evitando usar el cargo de “presidente”.

La misiva, con fecha 7 de febrero y enviada por el Papa, no fue confirmada ni desmentida por el portavoz interino del Vaticano, Alessandro Gisotti, aunque aseguró que se trata de una "carta privada".

El Papa Francisco envió misiva a Nicolás Maduro. EFE/END

"Desafortunadamente todos los intentos (de mediación) han sido interrumpidos porque lo que se decidió en las reuniones no fue seguido por gestos concretos para lograr los acuerdos", lamenta el papa Francisco en la carta, según el resumen del diario.

Se trataría de una respuesta dura y decidida del pontífice latinoamericano al pedido de mediación hecho a inicios de febrero por Maduro, para que interceda en la crisis de Venezuela.

La preocupación

En la misiva, el Papa le recuerda a Maduro que el Vaticano ha sido involucrado en el pasado sin éxito en otros intentos de mediación y le advierte con tono elegante que, si bien siempre ha apoyado el diálogo, exige que ese diálogo tenga como objetivo "por encima de todo, el bien común".

Según el diario italiano, que tuvo acceso a toda la carta, Francisco subrayó que hoy más que nunca es necesario que se cumplan todas las condiciones "para un diálogo fructífero y eficaz", a las que se han añadido otras "como resultado de la evolución de la situación", entre ellas, sostiene el rotativo, figuran las manifestadas por la Asamblea Nacional.

Según el artículo, firmado por el editorialista Massimo Franco, cercano al pontífice, en la carta, el Papa tampoco se pronuncia sobre el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, tema sobre el que mantiene una posición "prudente".

"Más allá de la cautela diplomática, la opinión de Francisco y de sus consejeros sobre Maduro es negativa", resumió Franco.

El editorialista recuerda que el gran temor del primer Papa latinoamericano es que la crisis degenere en un "derramamiento de sangre", como subrayado en la misiva, y no excluye que "tienda la mano", pero advirtiendo que no "se va a dejar usar" por el régimen.

Iglesia Venezolana

En Caracas, la agencia EFE reportó que el cardenal venezolano Baltazar Porras dijo este miércoles que la Iglesia católica del país no está sorprendida ante la carta enviada por el papa Francisco al gobernante Nicolás Maduro, en la que no le llama presidente y critica la falta de acuerdos para salir de la crisis en Venezuela.

"Lo que recoge (la misiva) no nos sorprende en absoluto porque ha sido la postura del Vaticano y del Papa desde el inicio", dijo en rueda de prensa Porras, en alusión a esa carta que publica el miércoles en una mínima parte el diario italiano Corriere della Sera.

"La carta lo que pone en evidencia es cómo el Vaticano siempre ha estado dispuesto a ayudar", prosiguió el religioso venezolano que rechazó la construcción de una "imagen distorsionada del Papa" según la cual el sumo pontífice estaría "como ausente" ante los problemas del país suramericano.

Revocan visas

El miércoles también se conoció que Estados Unidos impuso restricciones y revocó las visas a los integrantes del "ilegítimo" Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela.

Así lo confirmó durante una comparecencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams.

"Hemos impuesto restricciones y revocado visas a los miembros del TSJ, la ilegítima Corte Suprema", afirmó el funcionario, quien recordó que la semana pasada se dieron a conocer unas sanciones similares para miembros de la "ilegítima" Asamblea Nacional Constituyente (ANC), afín al gobierno de Nicolás Maduro.

Francisco quiere diálogos con resultados

Analistas nicaragüenses creen que el papa Francisco no se “prestará al juego” de facilitarle más tiempo al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, actuando como mediador en un posible nuevo diálogo.

Papa Franciso líder de la Iglesia Católica. EFE/END

“Es lo mínimo que puede hacer el Papa, ha dejado pasar demasiado tiempo. Maduro se ha aprovechado del tiempo para consolidar su régimen y prolongar más el sufrimiento del pueblo venezolano que sale al exilio”, comentó el exdiplomático nicaragüense, Mauricio Díaz.

El exembajador de Nicaragua en Venezuela, Róger Guevara Mena, señaló que antes “el gobierno de Maduro jugó con la participación vaticana y lo que hizo fue ganar tiempo para desarticular a la oposición. Esta vez, el Papa manifiesta su negativa a involucrarse en jugarretas políticas; anteriormente la mediación vaticana fracasó por culpa de Maduro”.

El Papa deja claro en la carta a Maduro, revelada este miércoles por un periódico italiano, que “el Vaticano no va a participar más en mediaciones cuando se vea que hay un interés marcado de un grupo por mantenerse en el poder y no por obtener el bien común”, añadió Guevara. 

El politólogo José Antonio Peraza considera que el Papa ha dejado claro que “los diálogos ya no pueden ser para ganar tiempo. En Venezuela, posiblemente ya no hay opción de diálogo y si lo hay será para acordar una o tres cosas puntuales que cambien el panorama político y social, justo en el momento en que empiece el diálogo”.

El caso Nicaragua

Róger Guevara opinó que es factible interpretar que el Vaticano también estudiará “muy detenidamente cualquier participación” que podría llegar a tener en Nicaragua, si se le pide intervenir en un diálogo.

“Por analogía, Venezuela y Nicaragua tienen situaciones parecidas por la naturaleza de sus gobiernos, es lógico pensar que si el Papa aplica esa posición para Venezuela, también se lo va aplicar a Nicaragua, puesto que los puntos de análisis son similares”, comentó Guevara. 

Al respecto, Mauricio Díaz, recordó la insistencia con la cual se ha pedido al Gobierno de Nicaragua establecer un diálogo, pero “está ciego, sordo, mudo y no se puede volver a la mesa de conversaciones si el régimen solo busca oxigenarse y ganar tiempo”.

“La acción moral de la Iglesia, como entidad universal, es siempre útil y su abandono como mediaron significa que los países se quedan a merced de los intereses políticos descarnados de la comunidad internacional. Esto podría forzar un entendimiento más rápido o mayores actos de violencia”, comentó Guevara.

Peraza recordó que la Iglesia católica es una institución con credibilidad en Nicaragua, donde las instituciones carecen de confianza, y por eso considera que la Conferencia Episcopal (CEN) podría mantenerse como mediadora de un posible diálogo.

EE.UU. revoca visas a "ilegítimo" Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela

“No hay duda de que si aquí hay un mediador en un diálogo, será la CEN. Incluso, se ha criticado mucho al Papa, porque no toma una postura a favor de un grupo dialogante, pero si dijera algo, se colocaría hacia un lado de la acera y no es correcto que lo haga. La posición del Papa es no seguir otorgando más tiempo a un régimen en un diálogo que no tendrá resultados beneficiosos”, dijo Peraza.