•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio este jueves un paso más para definir la reforma del sistema de jubilaciones y pensiones que enviará al Congreso, al definir una edad mínima de 62 años para mujeres y 65 años para los hombres.

La decisión sobre ese aspecto fue tomada en una reunión celebrada este jueves en Brasilia entre el mandatario y los ministros de Economía, Paulo Guedes; de Presidencia, Onyx Lorenzoni; y de Secretaría de Gobierno, Carlos Alberto dos Santos Cruz.

Para adoptar definitivamente ese nuevo régimen habrá un periodo de transición de 12 años, según informó a los periodistas el secretario especial del sistema de pensiones, Rogério Marinho, a la salida de la reunión.

En la actualidad, la ley permite a las mujeres jubilarse con 30 años de cotización y a los hombres con 35 sin que exista ningún límite de edad para ello, por lo que hay casos en los que personas con apenas 50 años ya pueden percibir esa prestación.

De acuerdo con Marinho, la propuesta será firmada por Bolsonaro y enviada al Congreso el próximo miércoles, día en el que el mandatario también "hará un pronunciamiento a la nación" para explicar más detalles del texto y del trámite que seguirá.

Después de las alteraciones negociadas entre el equipo económico del Gobierno y el propio Bolsonaro, el texto será analizado ahora por el área técnica de la Presidencia, donde se validará su constitucionalidad antes de que el jefe de Estado estampe su firma en el mismo y sea enviado al Parlamento.

"Esperamos que sea aprobaba brevemente", indicó Marinho. No obstante, Bolsonaro necesitará un apoyo expresivo del Congreso para aprobar la reforma, pues al ser una enmienda a la Constitución, requiere los votos de 3/5 tanto de los diputados como de los senadores.

Por otro lado, Guedes también pretende incluir un modelo de capitalización individual, similar al chileno, en el que la jubilación de cada trabajador dependerá de lo que pueda ahorrar a lo largo de su vida laboral, si bien sobre este punto no se dieron a conocer mayores detalles en el día de hoy.

El mercado financiero, las patronales y diversos organismos internacionales consideran fundamental la aprobación de dicha reforma para reequilibrar las cuentas públicas y ayudar a revertir el abultado y crónico déficit fiscal del país.

El hoy expresidente Michel Temer, antecesor de Bolsonaro en el cargo, intentó sin éxito la aprobación de una reforma de las pensiones que quedó paralizada en el Congreso por falta de apoyo.