• Ciudad de México, México |
  • |
  • |
  • EFE

Las autoridades mexicanas trabajan para apagar el incendio de un ducto de combustible en el municipio de Huauchinango, en el céntrico estado de Puebla, un suceso que de momento no ha dejado víctimas, informó Protección Civil estatal.

"Incendio en ducto en Beristaín, Ahuazotepec. La zona ya fue evacuada. En el lugar trabajan Secretaría de Marina, Defensa y Policía Federal, Seguridad Física de Petróleos Mexicanos (Pemex), Protección Civil Estatal, Bomberos y Seguridad Pública municipal", detalló Protección Civil de Puebla en un comunicado.

Lea: Gobierno de México anuncia paquete de 5.555 millones de dólares para Pemex

Si bien se desconocen todavía las causas del incidente, se presupone que este incidente fue un intento de sabotaje al oleoducto para extraer el combustible, una tipo de ilícito conocido como huachicoleo en México.

Los vecinos de la zona fueron evacuados por el incendio. Cuestionado sobre este suceso, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseveró que continúa la lucha contra el robo de combustible.

Celebró que el combate frontal a este delito ha rebajado el robo de gasolina de 70,000 a 7,000 barriles diarios.

Habló de la "dolorosísima" tragedia al estallar un ducto de combustible en el estado de Hidalgo el pasado enero, que dejó al menos 131 muertos, y lamentó que todavía se produzcan sabotajes a las tuberías en esa región.

De interés: México requiere de una estrategia integral en el combate al robo de gasolina

Desde que llegó al poder el 1 de diciembre pasado, López Obrador comenzó un combate frontal al robo de hidrocarburos que se realiza a través de los ductos de la empresa estatal Pemex, delito que genera pérdidas millonarias para la compañía.

Para tal fin, se reforzó con miles de agentes la seguridad en los ductos y se transportó más gasolina con camiones cisterna.

El cambio en el modelo de suministro causó, principalmente en enero, una crisis de desabastecimiento en diez estados del país, con estaciones de servicio cerradas y compras de pánico.

A mediados de enero y en plena crisis por el desabastecimiento de combustible, López Obrador anunció la compra de entre 500 y 1,000 nuevas pipas o camiones cisterna, vehículos que empezarán a llegar a México en los próximos días.

Además: Presidente de México anuncia plan para "rescatar" a la petrolera Pemex

Este plan, que ya se puso en marcha, implica la contratación de 2,000 conductores.

A los ladrones de combustible se los conoce como huachicoleros y buena parte de su área de acción se ubica en el llamado Triángulo Rojo, región en la que colindan los estados de Puebla, Tlaxcala y Veracruz, en el centro del país.