• Miami, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Altos mandos militares de Estados Unidos y Colombia aumentaron la presión este miércoles sobre los militares venezolanos en un encuentro en Miami, en el que les pidieron “hacer lo correcto” y permitir el ingreso de ayuda humanitaria el sábado a su país.

“Este mensaje es para los militares venezolanos: ustedes serán hechos responsables de sus acciones. Hagan lo correcto. Salven a la gente en su país”, dijo el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur, el comando militar estadounidense que atiende asuntos del Caribe y de Centro y Sudamérica.

El comandante Faller habló con periodistas flanqueado por el mayor general Luis Navarro Jiménez, comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, quien arribó en la mañana a la sede del Comando Sur en Miami para discutir el impasse con el gobierno de Nicolás Maduro.

Mientras tanto, toneladas de ayuda humanitaria internacional están bloqueadas en Cúcuta, en la frontera colombiana con Venezuela.

Se han dispuesto otros centros de acopio de ayuda en la isla caribeña de Curazao y en la frontera con Brasil.

Maduro rechaza el ingreso de medicinas y alimentos porque los considera el caballo de Troya de una invasión estadounidense, mientras el líder opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por medio centenar de países, prepara un movimiento civil para forzar su entrada el 23 de febrero.

El jefe del Comando Sur de EE. UU., almirante Craig Faller, y el jefe de las Fuerzas Militares de Colombia, general Luis Navarro Jiménez (izquierda), durante un saludo en Miami. EFE/END

Proteger a civiles

Cuando periodistas preguntaron a ambos militares cómo reaccionarán Colombia y Estados Unidos si se desata la violencia el sábado en la frontera, Navarro Jiménez respondió que su deber será “proteger a la población civil”.

“Esperamos que las Fuerzas Armadas venezolanas protejan a su pueblo también y en las Fuerzas Militares de Colombia, en coordinación con otras entidades del Gobierno, tenemos una logística instalada para atender cualquier situación de riesgo con la población civil”, dijo el mayor general.

A la misma pregunta, Faller respondió: “Corresponde a los militares venezolanos hacer lo correcto (...). El dictador Maduro ha robado el futuro de su pueblo”.

Insistió en que Estados Unidos quiere una “solución diplomática” al nudo creado en la frontera y que la “única invasión” es la cubana y la rusa.

Navarro también aseguró que “no es una operación militar, es una operación netamente humanitaria”.

Ambos se congratularon por su cooperación militar y Navarro recordó que “la lucha contra el narcotráfico fue un ejercicio permanente de capacitación y entrenamiento de las fuerzas colombianas”.

Nicolás Maduro. EFE/END

Este martes, la Fuerza Armada venezolana se declaró en “alerta” para evitar una violación del territorio.

Almagro: salida de Maduro es irreversible

En Pamplona, España, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo este miércoles que la salida de Venezuela del “presidente usurpador” Nicolás Maduro “es irreversible” y que, con la llegada de alimentos a la frontera colombiana, “nadie está planificando ninguna invasión ni nada de ese tipo”.

“La dimensión de la crisis humanitaria” de Venezuela hace que lo verdaderamente violento en ese país es “ser indulgente con el presidente ilegítimo Nicolás Maduro”, afirmó Almagro en una conferencia en la Universidad de Navarra (Pamplona, norte).

El responsable de la OEA añadió que “los torturados, las ejecuciones extrajudiciales, las personas asesinadas en manifestaciones, las personas violadas en los calabozos, esa es la violencia que se está ejerciendo hoy y esa es la solución violenta que estamos viviendo hoy” en Venezuela.

Para el dirigente de la OEA, “el camino de transición que se ha abierto con el presidente encargado Juan Guaidó, es un camino por la democracia”.

Respecto a la ayuda llegada a la ciudad colombiana de Cúcuta, indicó que “es puramente ayuda alimentaria y humanitaria”, por lo que “nadie está planificando ninguna invasión ni nada de ese tipo” por esa vía.

Finalmente, el secretario general de la OEA deseó que el próximo 23 de febrero, fecha que Guaidó ha fijado para que en Venezuela entre la ayuda humanitaria, “todo transcurra pacíficamente” y se respete el derecho a “ingresar” esa ayuda.