•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El líder opositor y jefe del Parlamento Venezolano, Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente interino de Venezuela el pasado 23 de enero conoce los riegos que enfrentará al volver a su país, sin embargo está dispuesto a asumir los riegos.

"No asumimos este compromiso para luchar desde afuera, por eso, pronto estaré en Venezuela para ejercer mis funciones como presidente (encargado)", declaró el líder opositor el pasado 26 de febrero y horas después pidió a los venezolanos acompañarlo en un "proceso de movilización nacional" cuando regrese al país, para demostrar que son "mayoría" y que no abandonarán "las calles" hasta sacar al gobernante, Nicolás Maduro.

Sin embargo sobre Juan Guidó pesa el desacato a una orden de prohibición de salida del país dictada por la Fiscalía como parte de una investigación preliminar.

Además, la Contraloría venezolana le abrió una investigación por supuestamente recibir dinero sin justificación y falsear datos en su declaración jurada de patrimonio, lo que genera preocupación de que el opositor sea encarcelado una vez pise territorio venezolano.  

Hasta el momento la Fiscalía no ha informado sobre nuevas acciones contra Guaidó por su desacato, pero los simpatizantes de Maduro exigen la detención del opositor.

Aunque Juan Guidó goce de inmunidad por ser un parlamentario, de acuerdo a los estatutos y leyes venezolanas, no sería el primer opositor al que se le viole este derecho.

Juan Guaidó el pasado sábado cuando pretendía ingresar ayuda humanitaria a Venezuela / EFEEn el contexto de la crisis que vive Venezuela en los últimos años, varios diputados y funcionarios opositores han sido encarcelados y otros han tenido que huir del país junto a su familia ante órdenes de captura en su contra.

A esto le súmanos que Juan Guidó ya fue detenido por miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) y horas más tarde dejado en libertad el pasado 13 de enero.

Guaidó salió de Venezuela por tierra hacia Colombia el pasado viernes 22 de febrero, pese a que la Justicia le dictó la prohibición de salida del país, una vez que la Asamblea Nacional declaró "usurpador" al mandatario Nicolás Maduro.


En Colombia, encabezó las movilizaciones que el sábado intentaron llevar a Venezuela la ayuda humanitaria donada por varios países y acopiadas en la ciudad de Cúcuta, que fracasaron en medio de serios incidentes debido al cierre de fronteras ordenado por Maduro, que permanecen vigiladas por la Guardia Nacional Bolivariana.

Lo mismo ocurrió en los límites con Brasil, donde se han quedado varadas unas 200 toneladas de alimentos y medicinas donadas por el Gobierno de Jair Bolsonaro y por Estados Unidos.

Guaidó estuvo el lunes en Bogotá para participar de una reunión del Grupo de Lima, un foro de países americanos críticos con Maduro, donde sostuvo varias reuniones con aliados incluido el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence y se reunió hoy en Brasilia, Brasil con embajadores de esos Gobiernos, antes de entrevistarse con el mandatario Jair Bolsonaro.

Cumbre del Grupo de Lima por crisis en Venezuela / EFE
Aunque el propio Guaidó ha dicho que piensa volver a su país esta misma semana, la Asamblea Nacional le ha autorizado a estar fuera de Venezuela por un lapso mayor de cinco días, por lo que su viaje se podría prolongar e incluir visitas a otros líderes suramericanos.

Ante la incertidumbre y la preocupación de la comunidad internacional por la seguridad de Guaidó cuando represe a Venezuela, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) volvió a solicitar al gobierno de Maduro información sobre las acciones adoptadas para proteger al líder opositor en cumplimiento de las medidas cautelares otorgadas por este organismo hace un mes.

Tras el otorgamiento de medidas cautelares en favor de Guaidó y su familia el pasado 25 de enero, poco después de que el líder opositor se proclamara presidente de su país, la CIDH dio un plazo de 15 días al Estado de Venezuela para que informase de las acciones adoptadas, sin embargo el gobierno de Venezuela no se ha pronunciado al respecto.

El pasado 25 de enero, La Comisión consideró que "los derechos a la vida e integridad" de Guaidó se encontraban "en una situación de riesgo" que podría verse "exacerbada" por "la agudización de la crisis política en el Estado de Venezuela".

Francisco José Eguiguren, relator para Venezuela de la CIDH, asegura que la detención de Guaidó cuando regrese a Venezuela supondría "un paso siguiente en la represión política" y pondría en evidencia que el Estado está usando su poder punitivo para perseguir judicialmente a disidentes políticos, una preocupación que ha expresado anteriormente el organismo.

Para Eguiguren el arresto de Guaidó sería la "opción políticamente más grave" para Maduro, pero advirtió de que el Estado venezolano también estaría violando los derechos del líder opositor si no le deja regresar a su nación.

Durante su reunión con Bolsonmaro, Guaidó anunció que "a más tardar" el lunes estará de vuelta en Caracas, "pese a las amenazas".