•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente boliviano, Evo Morales, lamentó este jueves durante una reunión de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat) los daños que provocan los "tambores de guerra" en la región y reiteró su rechazo a la "agresión" desde Estados Unidos.

"En estas últimas semanas hemos visto los graves daños que provocan los tambores de guerra, condenamos toda forma de violencia armada en nuestros territorios y rechazamos la agresión de Estados Unidos", afirmó Morales, en referencia a la crisis política en Venezuela y al frustrado intento de ingresar ayuda humanitaria desde las fronteras con Colombia y Brasil.

 Lea: Un 82% de los bolivianos rechaza el apoyo de Evo Morales a Maduro

"Desde Bolivia renunciamos y alertamos a la comunidad internacional que se pretende una vez más enfrentar a países hermanos, fragmentar nuestra unidad latinoamericana y caribeña", acotó el gobernante, estrecho aliado de su similar de Venezuela, Nicolás Maduro.

Morales ha señalado en reiteradas oportunidades su apoyo incondicional al gobierno venezolano, ha asegurado que Estados Unidos planea una intervención militar para apropiarse de la riqueza petrolera y recientemente consideró que la ayuda humanitaria era como un "caballo de troya" para invadir el país.

 De interés: Evo Morales pide al Grupo de Lima una solución dialogada sobre Venezuela

El mandatario habló durante una reunión de integrantes de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana en la ciudad de Santa Cruz (este). La directiva de este organismo tiene prevista una reunión con el canciller Diego Pary de Bolivia, país que ejerce la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Tras la inauguración del evento, el copresidente del Eurolat, el español Ramón Jáuregui, también se refirió en una conferencia de prensa a la situación venezolana.

 Además: Evo Morales aplaude a Venezuela por defender la "dignidad" de Latinoamérica

Recordó que la Unión Europea reconoce como presidente encargado de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, mantiene y ratifica el compromiso de rechazar una intervención militar para la solución de la crisis y busca facilitar un proceso electoral libre y transparente.