•  |
  •  |
  • EFE

 Las Naciones Unidas y Estados Unidos reconocieron el jueves el papel clave del hijo de Osama Bin Laden, Hamza Bin Laden, dentro del movimiento yihadista internacional, que, siguiendo los pasos de su padre, estaría destinado a dirigir.

END

El comité de sanciones de la ONU contra el grupo Estado Islámico y Al Qaida añadió el nombre de "Hamza Osama Muhamad Bin Laden", nacido el 9 de mayo de 1989 en Yedá, a la lista de personas con haberes internacionales congelados y prohibición de viajar.

"Fue designado (en agosto de 2015) por el jefe actual de Al Qaida, el egipcio Ayman al-Zawahiri "como miembro oficial" de esta red terrorista y "es considerado como su sucesor más probable", señaló la ONU.

El mismo día, Estados Unidos anunció que ofrecía una recompensa de 1 millón de dólares por información sobre su paradero y lo describió como un "dirigente clave" de la red creada por su padre. Hamza ya figuraba en la lista negra de "terroristas internacionales".

Hamza es el hijo número 15 de los cerca de 20 que tuvo Osama Bin Laden. Lo tuvo con su tercera esposa, la saudita Khairiah Sabar, y desde su infancia ha sido preparado para seguir los pasos de su padre.

Y este viernes, el diario oficial saudita Umm Al Qura, informó que Riad le había retirado la nacionalidad a través de un decreto real del 22 de febrero de 2019, sin precisar las razones de esta decisión.

Aprendió muy joven a utilizar armas y fue visto desde pequeño en videos publicados en internet insultando a los estadounidenses, a los judíos y a los "cruzados".

El rostro de Hamza apareció también junto al de su padre, envuelto en llamas frente a las Torres Gemelas, en un foto-montaje puesto en línea por los propagandistas de Al Qaida por el 16º aniversario de los atentados de Nueva York y Washington.

Por su omnipresencia en la propaganda de la red yihadista se ganó el apodo de "príncipe heredero de la yihad".

'Un líder temible'

"Lo están preparando para ocupar responsabilidades en la organización que fundó su padre", asegura también Ali Soufan, un exagente del FBI especialista en Al Qaida, en un informe publicado por el Centro de Lucha contra el Terrorismo (CTC).

"Como miembro de la dinastía Bin Laden" sería acogido "favorablemente" por los yihadistas de base, agrega este especialista.

Sin contar que ahora que el "califato" se está derrumbando, "Hamza aparece como el más indicado para reunificar al movimiento yihadista mundial", apunta.

Hamza Bin Laden no volvió a ver a su padre después del atentado contra las Torres Gemelas y el Pentágono del 11 de septiembre de 2011, pero se escribieron cartas.

En las misivas, algunas de las cuales fueron halladas durante el operativo estadounidense en el que murió Osama Bin Laden en Pakistán, el joven asegura a su padre que está "hecho de acero" y que está listo "para la victoria o para ser un mártir".

Varios elementos hacen pensar que Hamza sería un "líder temible", asegura Soufan.

Según especialistas, Hamza, que se estima tiene unos 30 años, dirige actualmente el grupo Ansar al Furqan, que atrae a Siria a los combatientes más adoctrinados de Al Qaida y recupera a algunos del Estado Islámico (EI).

Pero no quiere decir que él está en Siria. Podría estar en Irán, donde pasó parte de su infancia, o en Afganistán.