elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Fotografías tomadas en la prisión iraquí de Abu Ghraib, cuya publicación fue bloqueada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, muestran abusos sexuales, reportó hoy el diario británico Daily Telegraph, que cita a un general norteamericano, ahora retirado.

Algunas imágenes mostrarían abusos sexuales perpetrados en prisioneros con objetos - entre ellos bastones, alambres, un tubo fosforescente - así como a una detenida cuya ropa es quitada por la fuerza por un soldado estadounidense. El diario indica que quien confirmó que esas imágenes figuran en un informe del 2004 sobre abusos y vejaciones a los presos en Abu Ghraib y otras cárceles iraquíes fue el general estadounidense Antonio Taguba, quien estuvo a cargo de esa indagación. "Esas fotografías muestran torturas, abusos, violaciones, todo tipo de actos indecentes", declaró al diario Taguba, quien se retiró en enero del 2007.

Respaldan censura de fotografías
El Telegraph sugiere que son esas fotos de abusos sexuales la razón por la cual el presidende Obama se opuso a la publicación de imágenes relacionadas con abusos en Abu Ghraib y otras cárceles operadas por Estados Unidos en Irak y Afganistán, pese a que se había comprometido a hacerlo.

En declaraciones al diario británico, Taguba apoyó la decisión de Obama de no publicar las imágenes de abusos perpetrados por soldados estadounidenses en las prisiones iraquíes. "No sé a qué habría servido su publicación, salvo a un objetivo puramente legal", declaró Taguba al Daily Telgraph. En cambio, opinó que la consecuencia de dar a conocer esas imágenes gráficas habría puesto en peligro a las tropas estadounidenses. Su publicación "habría puesto en peligro a nuestras tropas (...) cuando más las necesitamos, y a las tropas británicas que intentan llevar seguridad a Afganistán", opinó. "La sola descripción de esas fotos es suficientemente horrenda, créanme", declaró el militar retirado.

En abril, Obama declaró que se iban a publicar las controvertidas fotografías de abusos en cárceles en Irak y Afganistán, pero unas semanas después - al parecer por presiones de la cúpula militar - dio marcha atrás, y afirmó que divulgar las imágenes pondría en peligro la seguridad de las tropas estadounidenses.