•  |
  •  |
  • AFP

El presidente venezolano Hugo Chávez pidió a los responsables judiciales y al organismo que controla las telecomunicaciones que concluyan con agilidad y valentía sus investigaciones contra la cadena de televisión privada Globovisión. "Diosdado, estoy esperando (...) Conatel, cumpla con lo que tiene que cumplir", declaró el mandatario, dirigiéndose a Diosdado Cabello, ministro de Infraestructuras, quien también está a cargo de Conatel, órgano encargado de las telecomunicaciones.

Chávez también instó a la fiscal general, Luisa Ortega, y a la presidenta del Tribunal Supremo, Luisa Estella Morales, a "cumplir con sus obligaciones ante el pueblo". "Para eso están ahí. Si no, renuncien y se van de sus cargos y que gente con coraje asuma", retó el mandatario, en el inicio de su programa semanal 'Aló Presidente', que por celebrar sus diez años de existencia durará cuatro días.

Según Chávez, si "no ocurre lo que tiene que ocurrir" en las instancias correspondientes, él mismo tendrá que actuar para cubrir "las deficiencias y los vacíos". "¿Dónde se ha visto que llegue alguien a un programa de televisión y diga que el presidente va a terminar colgado para abajo como Benito Mussolini y no esté preso? Eso es un delito", se preguntó, refiriéndose a un comentario de un invitado a Globovisión realizado hace varios meses.

"Están incitando a mi asesinato (...) Ojalá que los que están detrás del manejo enfermizo de algunos medios recapacitaran y utilizaran esa herramienta para el debate (...) pero no para el veneno y el delito", dijo. "Creo que hay razones para tener pocas esperanzas al respecto, pero ojalá. Si no, nosotros no tendremos otro camino que aplicar la ley (...) Si no lo hacemos, seríamos culpables de tener la autoridad y no ejercerla", recalcó.

Desde hace semanas, el mandatario endureció su tono contra Globovisión, una cadena privada crítica con sus políticas, y recordó a sus dueños, a los que calificó de "terroristas", que el Estado es quien otorga o retira las licencias de transmisión. Hace dos años exactamente, el mandatario no renovó la licencia a la televisora RCTV, que transmite desde entonces por cable desde Miami, en Estados Unidos.

Imputarán al presidente de la televisora
Por otro lado, la Fiscalía anunció hoy que imputará al presidente de la televisora privada, Guillermo Zuloaga, por el "almacenamiento irregular" de 24 vehículos localizados en una casa de su propiedad durante un allanamiento policial efectuado la semana pasada.  Zuloaga, quien deberá comparecer el 4 de junio ante la fiscalía, señaló que iniciará acciones legales en contra de "todos esos funcionarios y empleados públicos que se han dedicado a insultar y acusar sin ninguna base, ningún fundamento, ningún procedimiento".

Por su parte, la fiscal advirtió que su despacho podría también emprender acciones legales en contra de otros empleados de Zuloaga, presentes el día del allanamiento, que trataron de "obstaculizar" el procedimiento policial. "Nos encontramos con que esa orden que emanó de un juez de la República costó mucho ejecutarla porque se encontraron con una serie de obstáculos", indicó.

Además del ocultamiento de los vehículos, el gobierno acusa a Zuloaga de "engordar" sus precios para venderlos en una consecionaria de su propiedad, a lo que el empresario respondió que "son los precios del mercado". Sobre este tema, el presidente venezolano Hugo Chávez, quien tildó a Zuloaga y al resto de los dueños de Globovisión de "mafiosos", exhortó a la empresa Toyota, marca de los vehículos incautados, a que "responda cuántos vehículos importan y cuánto cuestan". "No podemos permitir que engorden los (precios de los) vehículos y luego se los vendan cinco veces más caros a los venezolanos", agregó el mandatario en su programa "Aló Presidente", que durará cuatro días por conmemorar su décimo aniversario.

Chávez ha calificado a Globovisión de "terrorista" en numerosas oportunidades y lo ha acusado de encabezar una "guerra mediática" en su contra. Recientemente, recordó a los dueños de las radios y televisoras del país que el Estado tiene el control del espacio radioeléctrico y de la concesión de licencias para su uso.