•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EE.UU. está conversando con varios países para que alguno de ellos actúe como "poder protector" y ofrezca servicios consulares a sus nacionales en Venezuela, un proceso que coincide con la salida del personal diplomático estadounidense del país suramericano.

En una rueda de prensa, el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, explicó que el Departamento de Estado está buscando un "poder protector" que se haga cargo del edificio de la embajada en Caracas y que pueda prestar servicios consulares a los estadounidenses en el país.

Esos servicios consulares consisten en visitas a las prisiones, donde hay encarcelados doce estadounidenses, la repatriación de cuerpos de personas fallecidas y, en ocasiones, asistencia financiera, indicó un alto funcionario del Departamento de Estado a la prensa.

La designación de otro Estado como "protector" es usual cuando dos países rompen o suspenden relaciones diplomáticas y, en el caso de EE.UU., Noruega y Suiza han cumplido ese papel en el pasado.

En Venezuela, Washington aún está negociando con otros países y la decisión se dará a conocer en "los próximos días".

El Gobierno de Nicolás Maduro informó este martes de fue Venezuela la que ordenó la expulsión de los diplomáticos estadounidenses que aún permanecían en el país.

En enero, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, cortó relaciones diplomáticas con EE.UU. después de que el Gobierno de este país reconociera como gobernante "legítimo" al líder opositor Juan Guaidó, que reclamó la jefatura del Estado y ha gando el reconocimiento de 54 naciones.

Ante la prensa, Abrams aseguró que Washington sigue sin reconocer la autoridad de Maduro, al que se refirió como "expresidente", y aseguró que EE.UU. decidió el lunes ordenar la retirada de todo su personal diplomático en Venezuela debido a que el Ejecutivo de Maduro ya "no podía dar seguridad" a sus diplomáticos.

Sin embargo, subrayó que la salida del personal diplomático no supone un cambio en el apoyo estadounidense a Guaidó y avisó a Maduro de que EE.UU. anunciará en los próximos días "significativas sanciones" contra varios objetivos, incluidas instituciones financieras.

"Nada ha cambiado. Continuamos diciéndolo, porque es verdad, todas las opciones están sobre la mesa", dijo Abrams en referencia a la posibilidad de intervenir militarmente en Venezuela.

Asimismo, el diplomático avisó de que la comunidad internacional podría reaccionar con fuerza si Maduro actúa contra Guaidó, al que la Fiscalía general de Venezuela abrió este martes una investigación por la crisis eléctrica que vive el país. EE.UU. fue la primera nación en reconocer a Guaidó como mandatario interino y, desde entonces, ha tomado diferentes acciones para presionar a Maduro, incluidas sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), principal fuente de divisas para Caracas.