•   Washington D.C, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gigante aeroespacial estadounidense Boeing, dijo el jueves que suspendía las entregas de su avión más vendido, el 737 MAX, mientras investigadores franceses recibían las cajas negras del accidente de Ethiopian Airlines en el que murieron 157 personas.

El MAX ha sido dejado en tierra en todo el mundo tras el desastre, el segundo que involucra el modelo en cinco meses, lo que ha dejado a la compañía, los reguladores y las aerolíneas luchando para dar respuestas.

"Hacemos una pausa en la entrega de los 737 MAX hasta que tengamos una solución", dijo un portavoz de Boeing y añadió: "Continuaremos con la producción pero evaluaremos nuestras capacidades".

La oficina de análisis para la seguridad de la aviación civil de Francia (BEA) confirmó haber recibido las grabaciones del avión, que solo tenía cuatro meses de antigüedad y que se estrelló minutos después de despegar desde Adís Abeba el domingo.

Desde el viernes, los investigadores de la BEA intentarán recuperar la información de los registros de voz y datos de la cabina de vuelo.

A miles de kilómetros de distancia, familias angustiadas exigían respuestas mientras visitaban el profundo cráter negro donde el avión se estrelló contra un campo fuera de la capital, desintegrándose en el impacto.

La compañía Ethiopian Airlines, la más grande de África, había anunciado previamente que las dos cajas negras fueron llevadas a París porque Etiopía no dispone del equipamiento necesario para analizarlas.

Antes del accidente de Ethiopian Airlines, pilotos estadounidenses habían registrado sus preocupaciones sobre cómo se comportaba el MAX 8. EFE/END

La información que contienen ayuda a explicar el 90% de todos los accidentes, según expertos de aviación.

El miércoles, las autoridades estadounidenses aseguraron que nuevas evidencias mostraron similitudes entre el accidente de Ethiopian Airlines y el de Lion Air en Indonesia, en el que murieron 189 personas en octubre.

"Preocupación primordial"

Una orden de emergencia de la FAA dejó en tierra a las aeronaves 737 MAX 8 y MAX 9 hasta nuevo aviso, con lo que la aeronave quedó fuera de circulación a nivel mundial.

La medida se produjo después de que un número creciente de aerolíneas y países decidieran no volar ese modelo de avión o prohibirlos en su espacio aéreo, hasta que se determine que no hay problemas de seguridad.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo a los periodistas que "la seguridad del pueblo estadounidense y de todos los pueblos es nuestra preocupación primordial".

Las acciones de Boeing han caído un 12% en los días posteriores al accidente en Etiopía, lo que representa un valor de 30.000 millones de dólares.

La serie MAX es el modelo más vendido de Boeing, pero aún es relativamente nuevo, con menos de 500 en servicio.

Según la FAA, hay 74 aviones registrados en Estados Unidos. En el mundo hay 387 en 59 distintas aerolíneas.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. EFE/END

Pilotos preocupados

Según reveló el periódico The New York Times el jueves, el piloto que volaba el Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines, se encontró en una situación de emergencia inmediatamente después del despegue, pidiendo con voz de "pánico" regresar cuando el avión comenzó a acelerar a una velocidad anormal.

"Break, break, solicita vuelta a casa", dijo el comandante a los controladores de tráfico aéreo que intentaron desviar otros dos vuelos que se aproximaban al aeropuerto, según una persona que tuvo acceso al intercambio entre la tripulación y los controladores.

El término "break, break", se utiliza para dar prioridad a un mensaje, lo que significa que la tripulación se enfrenta a una situación de emergencia que los pilotos no pueden manejar. "Solicita orientación para aterrizar", agregó el comandante.

Antes del accidente de Ethiopian Airlines, pilotos estadounidenses habían registrado sus preocupaciones sobre cómo se comportaba el MAX 8.

Luego del accidente de Lion Air, al menos cuatro pilotos se quejaron de que la aeronave se inclinaba hacia abajo luego del despegue, según documentos revisados por la AFP en una base de datos voluntaria de la NASA.

En dos informes anónimos sobre vuelos después del desastre de Lion Air, los pilotos detallaron haber desconectado el piloto automático y corregido la trayectoria del avión.

No estaba claro si las autoridades de transporte de Estados Unidos revisaron la base de datos o investigaron los incidentes. Sin embargo, la FAA dijo esta semana que había ordenado a Boeing actualizar su software de vuelo y de entrenamiento.

Las sospechosas sobre el accidente de Lion Air se han centrado en las disfunciones del sistema de estabilización en vuelo, llamado Maneuvering Characteristics Augmentation System (MCAS).

En el accidente de Ethiopian Airlines murieron 157 personas. EFE/END

Según el registro de datos de vuelo, los pilotos del vuelo 610 de Lion Air lucharon por controlar la aeronave cuando el MCAS presionó repetidamente la nariz hacia abajo después del despegue.

Los pilotos de Ethiopian Airlines informaron dificultades similares antes de que sus aviones se hundieran en tierra cuando intentaban regresar al aeropuerto.

El CEO de Ethiopian Airlines, Tewolde GebreMariam, dijo que el fallecido capitán de vuelo, Yared Mulugeta Getachew, de 29 años, era un aviador experimentado con más de 8,000 horas de vuelo.