• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

La experta argentina Rita Segato calificó este viernes como un "error" en la lucha contra la violencia de género que las mujeres hayan aceptado ser consideradas minoría, y planteó avanzar hacia el término de "femigenocidio" para visibilizar este tipo de crímenes en países azotados por "guerras sin nombre".

"Hemos aceptado que somos una minoría y al aceptarlo somos una minoría política, jurídica, o sea, un interés parcial. ¿Desde cuándo nuestro problema es un problema no universal?", se preguntó esta antropóloga y experta en derechos de las mujeres y violencia.

Segato, quien participó hoy en Washington en el encuentro "Asesinato de mujeres y niñas por razones de género", promovido por la Organización de Estados Americanos (OEA), consideró esta situación un "error".

"Esa violencia es el vivero, la incubadora de todas las otras formas de violencia", sentenció Segato, quien llamó a "mover el piso de muchas certezas y de muchas creencias y también de muchas formas de actuar".

Durante su intervención, explicó que el crimen de género es considerado "menor", lo que, a su juicio, "afecta el cumplimiento de las leyes".

Igualmente se pronunció a favor de que se avance hacia la noción de "femigenocidio", como una violencia en la que "no hay personalización del crimen", sino que se trata de un "crimen genérico" donde "un mandante y un grupo, una corporación armada, victimiza a muchas mujeres".

"Esa mujer es desconocida, cuando es captada, secuestrada y torturada hasta la muerte", relató.

Segato, al asegurar que esta situación se vive en lugares como Ciudad Juárez (México) o en países donde existen "guerras sin nombre", como los afectados por las maras (pandillas).

"Ninguna guerra hoy comienza o termina ¿Por qué? Porque si algún país, por ejemplo, declarase formalmente una guerra estaría sujeto al derecho humanitario. Nadie más lo hace, no hay más declaraciones de guerra, no hay más guerras formales como antiguamente, como hasta la Segunda Guerra Mundial", comentó.

En ese contexto, señaló que "El Salvador es un país en guerra, México es un país en guerra", donde "no se puede andar por las carreteras después de las seis de la tarde".

"¿Cómo puede ser la mayor democracia de América Latina? La democracia siempre fue el lugar del asilo, el lugar del refugio cuando los otros países teníamos sistemas autoritarios", sostuvo esta investigadora, en alusión a México, donde, en su opinión, "eso no tiene nombre de guerra, pero es guerra".

"En las nuevas guerras, en estos nuevos tipos, nuevas formas de la guerra o guerra informales, no se da exactamente eso (...) Lo que se da es una destrucción del cuerpo de las mujeres y eso no es lo mismo. La destrucción de la sociedad, del tejido social, se da mediante la destrucción de su icono mayor, de su nudo mayor, que es el cuerpo de las mujeres", puntualizó.