•   Etiopía  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El análisis de las cajas negras del Boeing 737 MAX 8 que se estrelló la semana pasada al este de Adís Abeba con 157 personas a bordo, evidencia "semejanzas claras" con el accidente en octubre de un aparato del mismo tipo de la aerolínea Lion Air, dijo el domingo la ministra de Transportes etíope.

"En la investigación sobre la grabadora de parámetros (FDR - Flight data recorder), se notaron semejanzas claras entre el vuelo 302 de Ethiopian Airlines y el vuelo 610 de Lion Air", declaró la ministra Dagmawit Moges en conferencia de prensa.

El avión de Lion Air cayó en octubre frente a las costas de Indonesia con 189 personas a bordo, sin que hubiera sobrevivientes.

La ministra no enumeró las "semejanzas" y precisó que el informe preliminar del accidente de Ethiopian Airlines será publicado dentro de 30 días.

Rescate de personas que perdieron la vida en el accidente del Boeing 737 MAX 8. / EFELas cajas negras halladas en el lugar del accidente, el FDR, así como la grabadora de las conversaciones en el cockpit, fueron enviadas a Francia para extraer la información.

El domingo, la oficina de investigación y análisis (BEA) francesa anunció en Twitter que "los datos contenidos (en las cajas negras) fueron extraídos con éxito" y "entregados al equipo de investigadores etíope".

Desde el accidente, varios expertos aludieron a "similitudes" entre los accidentes de marzo y de octubre.

Como en el caso de la compañía indonesia Lion Air, la caída del Boeing de Ethiopian Airlines se produjo poco después del despegue. Ambos aviones experimentaron ascensos y descensos erráticos y velocidades de vuelo fluctuantes antes de estrellarse.

La investigación del accidente del Boeing de Lion Air señaló como causa de momento el mal funcionamiento del sistema de estabilización en vuelo destinado a evitar la pérdida de sustentabilidad del avión, el MCAS (Manoeuvering Characteristics Augmentation System).

El MCAS fue introducido por Boeing en el modelo 737 Max 8 debido a que sus motores -más pesados y eficientes en el uso de combustible- cambiaron las cualidades aerodinámicas de la aeronave y podían causar que la punta del avión se levantara en ciertas condiciones durante el vuelo manual.

El sistema MCAS pone al avión en "picada" cuando el aparato entra en pérdida (falta de de sustentación) para que gane velocidad, sobre la base de una interpretación errónea en este caso.

El director de Boeing, Dennis Muilenburg, anunció el domingo que la empresa está "finalizando" el desarrollo de un correctivo del sistema MCAS.

"Boeing está finalizando el desarrollo de una actualización ya anunciada del programa y la revisión del manual de formación de pilotos, para responder a los errores de los captores del MCAS", declaró Muilenburg en un comunicado.

El New York Times había reportado el jueves que el piloto del Boeing 737 MAX de Ethiopian Airlines tuvo una situación de urgencia inmediata luego del despegue, por lo que pidió con una "voz de pánico" regresar mientras que la velocidad del aparato aumentaba peligrosamente.

Nada para enterrar 

La catástrofe en Etiopía dejó víctimas de 35 nacionalidades.

El domingo, los etíopes fueron a la catedral de la Santísima Trinidad de la capital para una ceremonia fúnebre de 17 de sus ciudadanos muertos en el accidente, entre ellos los ocho miembros de la tripulación del aparato.

Meselech Petros tenía una remera con la foto de su hermana Amma Tesfamariam, de 28 años, vestida con el uniforme de azafata de la aerolínea. La mujer dijo que su hermana no tenía que trabajar el domingo pasado, pero aceptó reemplazar a un amigo.

La ceremonia fúnebre comenzó cuando los féretros cubiertos con la bandera etíope llegaron a la catedral en caravana a bordo de coches fúnebres.

Se ignora lo que contenían los ataúdes. Los testigos del accidente dijeron que el avión cayó en picada sobre un campo al sureste de la capital, por lo que la fuerza del impacto dejó pocos cuerpos intactos.

El jueves, cuando las familias en luto visitaron el área en donde cayó el aparato, la AFP los vió llenando botellas de plástico con tierra del lugar.

El gobierno etíope indicó que la identificación de los restos podría llevar hasta seis meses.