•   Islamabad  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Pakistán sigue esquivando las ofertas de ayuda internacional para investigar el atentado contra la opositora Benazir Bhutto, pese a las dudas expresadas por su partido y fomentadas por la difusión de fotografías y vídeos que parecen cuestionar la versión oficial.

El Ministerio del Interior mantuvo que el equipo investigador está "analizando todos los aspectos" del atentado que costó la vida a Bhutto el pasado 27 de diciembre, para "destapar a las personas responsables" del atentado.

Tras reafirmar que "no existe intención alguna de ocultarle nada al pueblo de Pakistán", el ministerio pidió "evitar las conjeturas y cualquier cosa que pueda generar dudas sobre el proceso de investigación", según un comunicado.

En la nota, el ministerio desmintió informaciones publicadas hoy en la prensa según las cuales el Gobierno había pedido ayer disculpas por ofrecer una versión errónea de la causa de la muerte de Bhutto, en la rueda de prensa que dio el portavoz de Interior, Javed Iqbal Cheema.

Cheema dijo que Bhutto había muerto por las heridas causadas al golpearse con la palanca del techo solar del vehículo en el que se trasladaba, tras caer empujada por la fuerza de la explosión de un terrorista suicida, que detonó la carga que llevaba consigo inmediatamente después de que la opositora fuera tiroteada.

La familia y el Partido Popular (PPP) de Bhutto insisten en que la opositora falleció por disparos que le alcanzaron en el cuello y subrayan que el vehículo no tenía palancas metálicas.

"Tenemos muy claro que Benazir fue asesinada por disparos a corta distancia", reiteró hoy la secretaria de Información del PPP, Sherry Rehman, quien lamentó los mentidos y desmentidos de distintas voces del Gobierno y lo acusó de estar "manipulando información crítica" del atentado.

Cheema reafirmó hoy en rueda de prensa la versión oficial de lo ocurrido, aunque añadió que la investigación no está cerrada.

"La investigación sigue adelante a paso seguro y todas las pruebas se están recogiendo de forma profesional", dijo.

La controversia se ha visto fomentada por la difusión en canales paquistaníes y extranjeros de vídeos y secuencias fotográficas que parecen poner en entredicho la versión oficial.

En una de ellas, profusamente difundida por la cadena Dawn, fotografías cedidas por un testigo de los hechos parecen indicar que la caída de Bhutto se produjo inmediatamente después de los disparos, y antes de la explosión del suicida.

En un vídeo, junto al hombre que efectuó los disparos se ve a otro, con la cabeza cubierta por un pañuelo de mujer, que podría ser el terrorista suicida.

El Gobierno aseguró ayer que está estudiando también esas pruebas por si arrojan mayor luz sobre el atentado.

El PPP cuestiona tanto la causa oficial de la muerte como la autoría del atentado, que también ha sido puesta en duda por voces como la de la senadora y aspirante demócrata a la Presidencia de EEUU Hillary Clinton.

El Gobierno atribuyó el atentado a Baitullah Mehsud, un líder tribal paquistaní presuntamente vinculado a Al Qaeda. Portavoces de Mehsud y de la red terrorista han negado su participación.

Clinton pidió investigar si los verdaderos responsables no estarán "dentro" del Ejército de Pakistán, lo que suscitó la indignación del Gobierno paquistaní.

En una nota oficial, el Ministerio de Exteriores calificó anoche de "ridículas, absurdas y siniestras las afirmaciones" de Clinton que "apestan" a animosidad contra Pakistán y a un intento de desestabilizar el país.

La Administración estadounidense ha pedido una investigación "exhaustiva" de la muerte de Bhutto, al tiempo que el Gobierno de Londres ofrecía la ayuda de sus expertos, que el presidente Pervez Musharraf dijo hace dos días que "considerará".

"El Gobierno está comprometido con una investigación transparente y no rehuirá la asistencia exterior, si es necesaria", reiteró ayer Exteriores.

El PPP ha anunciado que pedirá a la ONU una investigación internacional del atentado.