•   Washington, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Veintitrés parejas homosexuales celebraron la llegada de 2008 en una ceremonia colectiva en Nueva Hampshire en la que dieron el "sí quiero" en uniones civiles, que desde son legales en ese estado del noreste de EE.UU.

Con la entrada en vigor de la ley, Nueva Hampshire se ha convertido en el cuarto estado del país en autorizar esos vínculos civiles entre homosexuales, por los cuales las parejas tienen prácticamente los mismos derechos y obligaciones que las personas casadas.

En Estados Unidos sólo el estado de Massachusetts permite el "matrimonio", definido con esa palabra, entre individuos del mismo sexo.

Las uniones civiles permiten a la pareja heredar propiedades, hacer declaraciones de impuestos conjuntas a nivel estatal, suscribir seguros conjuntos de automóviles y viviendas, y el derecho a visitas en el hospital como cualquier esposo heterosexual, por ejemplo.

Hoy asumieron esos derechos 46 homosexuales frente a la Legislatura de Nueva Hampshire en Concord, donde arropados por unos 300 familiares y amigos se comprometieron en uniones civiles, administradas por un pastor de la Iglesia Unitaria Universalista, según el diario local Union Leader.

Entre ellos estaban la legisladora estatal demócrata Gail Morrison y su pareja Pauline Chabot.

La ley que permite las uniones fue aprobada por una Legislatura dominada por los demócratas y suscrita en mayo por el gobernador John Lynch, también demócrata. Así Nueva Hampshire se unió a Vermont, Connecticut y Nueva Jersey.

Oregon debía haber legalizado hoy las "asociaciones domésticas", que dan algunos derechos a la pareja, pero que no llegan al nivel de las uniones civiles.

Sin embargo, un juez federal ordenó el viernes su suspensión, pendiente de una audiencia sobre si la norma debe ser sometida a un referendo, como reclaman los grupos que se oponen a ella.