elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Las potencias nucleares rompieron hoy más de un década de estancamiento, al acordar la reanudación de las negociaciones en el marco de la Conferencia sobre el Desarme de Naciones Unidas. Los 65 países que forman este foro permanente de negociación sobre desarme, que incluye a los Estados que disponen de armas atómicas, "lograron un acuerdo en torno a un programa de trabajo para 2009", anunció Elena Ponomareva, portavoz de la ONU en Ginebra.

Esta es la primera vez desde 1996 que los Estados miembros han logrado ponerse de acuerdo sobre qué negociar, entre controvertidas peticiones de un desarme nuclear total, una prohibición de la producción de material para la fabricación de bombas y la carrera armamentística en el espacio. El embajador británico para el desarme, John Duncan, calificó la decisión unánime de "resultado fantástico". "Necesitamos pasar de una década de estancamiento a una década de decisiones y ahora estamos en vía de tomar esas decisiones", agregó.

El acuerdo tuvo lugar después de que un gran número de países afirmasen recientemente que estaban dispuestos a respaldar una propuesta presentada a principios de mes por un grupo de Estados no nucleares, encabezados por Argelia, así como la distensión en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Incluso Corea del Norte dio su apoyo a la decisión, a pesar de la fuerte tensión que se vive actualmente en la península de Corea después de que Pyongyang realizase el lunes un nuevo ensayo que agravó la preocupación internacional sobre su programa nuclear. "Todos estábamos preocupados por la República Democrática Popular de Corea del Norte, por cómo reaccionarían", afirmó Duncan. "La primera reacción fue difícil, pero la superaron y ahora apoyan el acuerdo", agregó.

Uno de los temas más controvertidos en la conferencia de Ginebra ha sido la propuesta de conversaciones sobre un tratado para prohibir la producción de material nuclear para la fabricación de bombas, defendida principalmente por los países occidentales. Rusia y China replicaron con peticiones de un tratado para prevenir la carrera armamentística en el espacio, que fueron rechazadas por Estados Unidos, especialmente durante la administración del presidente George W. Bush.

Otros países, incluidas recientes potencias nucleares como Pakistán e India, pedían la negociación de un desarme nuclear total. Todos estas cuestiones fueron incluidas en la propuesta elaborada por Argelia, que aboga por crear grupos de trabajo paralelos sobre cada cuestión.

Estados Unidos afirmó el martes que está dispuesto a dejar de lado sus reparos y a reanudar las conversaciones, basándose en la amplia propuesta argelina, a pesar de tener algunas dudas sobre el lenguaje en que está redactada. En marzo, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, dio una muestra del reciente acercamiento entre Moscú y Washington, al afirmar que Rusia está dispuesta a emprender negociaciones para la prohibición del material fisible. Lavrov declaró ante la conferencia de Ginebra que un acuerdo de prohibición del material fisible marcaría "un hito importante en el proceso de desarme nuclear y en el refuerzo del régimen de no proliferación nuclear".