elnuevodiario.com.ni
  •   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El libro del futuro será más su contenido digital que el objeto impreso inventado por Gutenberg hace casi 600 años, según editores, libreros y autores que se dieron cita en Nueva York desde hoy a la búsqueda de un salvavidas para un sector en crisis. "¿Qué es un libro?", se pregunta Lance Fensterman, director de la ExpoBook América organizada hasta el domingo en el centro de convenciones Javits y que busca respuesta a una pregunta que ya no parece elemental.

Libro tradicional con páginas de papel y tapa, audiolibro para escuchar, libro electrónico para leer en pantalla portátil como el Kindle de Amazon o el lector de Sony: el debate está abierto, pero todos coinciden en que el mundo de la edición evoluciona cada vez más hacia el suministro de un contenido. "El formato en que se brinda el contenido es secundario con relación al contenido", explica Fensterman. "Los editores están evolucionando para convertirse en proveedores de contenido y ya no sólo se dedicarán a imprimir".

BookExpo América es la principal feria del libro en Estados Unidos, la segunda a nivel mundial después de la de Frankfurt, en Alemania, y la más importante en lengua inglesa. Exponen cerca de 1.500 editores o libreros del mundo entero y atrae a unos 30.000 visitantes por año, así como a cerca de 1.000 autores, según los organizadores. Autores de bestsellers o famosos como Richard Russo, Pat Conroy, la actriz Julie Andrews y el piloto del avión que se posó en el río Hudson Chelsey Sullenberger, convertido en héroe nacional, asisten entre otros al evento.

Según Fensterman, "lo caliente actualmente es todo lo que sea digital". "El soporte electrónico permite entregar el contenido por mucho menos costo. No se necesita imprimir nada, ni transportar, no hay que alimentar un stock". Según Book Industries Trend, que analiza anualmente el comportamiento del sector editorial en Estados Unidos, en 2008 se vendieron 3,08 mil millones de libros tradicionales en Estados Unidos, 1,5 % menos que en 2007. Pero esas cifras todavía no reflejan el impacto real de la crisis. El grupo Borders, una de las principales cadenas de librerías del país, anunció esta semana una caída del 12% en sus ventas para el primer trimestre de 2009.

La gran dificultad es cómo adaptar el sector a una reconversión. "¿Cómo lo logramos? ¿Cómo facturamos el nuevo producto? ¿Cómo protegemos los derechos de propiedad intelectual?", se interroga Fensterman. Rick Joyce, jefe de marketing de la editorial Perseus Books de Nueva York lanzó un proyecto para ilustrar la problemática mediante un ejemplo concreto.

Aparición del libro digital no implica desaparición del tradicional
Durante la feria, los asistentes podrán participar a la confección en tres días de ese "libro del futuro", desde su contenido hasta su presentación en diferentes soportes. "Vamos a publicarlo en todos los formatos posibles, incluyendo audio, texto y digital", explicó Joyce. El libro estará listo mañana en la tarde, y su fabricación incluirá reuniones de discusión editorial y marketing.

Según Nielsen BookScan, para los e-books o libros digitales para adultos como Kindle o el comercializado por Sony, la facturación en 2008 fue de 113 millones de dólares, es decir un 7% más que el año anterior. Sin embargo, todos aseguran que el desarrollo del libro digital no necesariamente significa la desaparición total del objeto tradicional en papel. "Siempre habrá gente para consumir en contenido en su forma impresa", opinó Fensterman. "La cuestión es saber qué porcentaje de la población representará, si el 3% o el 75%. No lo sabemos, pero como industria, tenemos que ofrecer opciones".

Janet Brown, de la editorial ThingsAsian, llegó desde California para participar en la feria y también se plantea las mismas interrogantes, pero asegura que el libro tradicional sobrevivirá adaptándose. "El libro de tapa dura se ha vuelto tan caro que la gente está pensando en otras formas. Se puede hacer un libro de tapa dura de calidad que sea más económico para el consumidor. Admitámoslo, no a todo el mundo le gusta leer un e-book de noche en la cama, no es muy confortable", manifestó Brown.