•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La abogada disidente venezolana Tamara Suju denunció ese miércoles ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que el primer trimestre de 2019 se ha convertido en "el más duro y cruel" en Venezuela, con alrededor de 40 casos de presunta tortura denunciados y al menos ocho fallecidos.

"La represión sistemática y la comisión de crímenes de lesa humanidad han marcado este primer trimestre del 2019 como el más duro y cruel", aseguró Suju durante la presentación ante la OEA de un informe sobre las denuncias documentadas por el Instituto CASLA de Praga, del que la letrada es directora ejecutiva.

CASLA es un centro especializado en estudios de América Latina que recibe fondos del Estado checo y que ha presentado ante la Corte Penal Internacional (CPI) varios expedientes con hasta 600 casos de torturas atribuidos a responsables del Gobierno del presidente de Venezuela Nicolás Maduro.


Suju, que reside como exiliada política en la República Checa desde 2014 y que está acusada en Venezuela de "traición a la patria" y de "desestabilización", denunció hoy ante la OEA, con sede en Washington, "detenciones arbitrarias" masivas y la "tortura y violencia sexual contra detenidos y personas perseguidas" en el país.

La especialista en derechos humanos indicó que tiene conocimiento de "40 nuevos casos de torturas de víctimas directas", entre ellos menores de entre 13 y 16 años, que, apuntó, ocurrieron entre el 10 y el 23 de enero.

Y recordó, en declaraciones posteriores a los periodistas, que en noviembre pasado ya advirtió ante la OEA de que hasta esa fecha habían documentado 106 casos de tortura en el país.

Luis Almagro, secretario ejecutivo de la OEA / Archivo
En su intervención, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, lamentó que a pesar de los avances en la legislación internacional en el hemisferio se siga utilizando la tortura no solo como instrumento de castigo y fuente de inteligencia, sino que se haya expandido.

 

En alusión a Venezuela, Almagro subrayó que la propia OEA documentó en un informe propio "cientos de personas con torturas psicológicas y físicas sádicas, incluyendo golpizas, descargas eléctricas, asfixia, violación y otra forma de violencia sexual en contra de hombres y mujeres".

El secretario general aludió igualmente al "involucramiento de Cuba en Venezuela" y destacó que "el régimen cubano lleva años interviniendo en los asuntos internos" de ese país.