elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos rechazó hoy estar implicado en un atentado contra una mezquita en Irán, afirmando que "no apoya ninguna forma de terrorismo", en respuesta a las acusaciones de autoridades locales del sudeste de Irán. "Condenamos este ataque en los términos más firmes posibles, y enviamos nuestro sentir a las familias heridas y fallecidas", expresó el portavoz del departamento de Estado, Ian Kelly, durante una conferencia de prensa.

"Subrayamos con preocupación una reciente seguidilla de bombardeos a mezquitas chiítas en Irak y Pakistán, al igual que en Irán, y condenamos fuertemente cualquier tipo de violencia sectaria", agregó Kelly. El atentado con bomba en el que autoridades iraníes involucraron a Estados Unidos tuvo lugar ayer en una mezquita chiíta en Zahedan, al sureste del país y provocó 25 muertos y 125 heridos.

De acuerdo a Jalal Sayah, vicegobernador de la provincia de Sistan-Beluchistán, cercana a las fronteras con Pakistán y Afganistán, que tiene una fuerte minoría sunita, tres personas vinculadas con el atentado fueron detenidas. "Según las informaciones que obtuvimos, esos sospechosos fueron reclutados por Estados Unidos y los agentes de la arrogancia", afirmó este alto funcionario iraní a la agencia Fars. Las autoridades iraníes utilizan el término "arrogancia mundial" en referencia al "enemigo" estadounidense.

"Notamos con preocupación un recrudecimiento reciente de los atentados contra mezquitas en Pakistán, Afganistán e Irán y condenamos cualquier forma de violencia sectario", señaló Kelly. Estados Unidos e Irán no tienen relaciones diplomáticas desde 1980, pero el presidente estadounidense, Barack Obama, expresó su voluntad de abrir un diálogo con el régimen iraní.