elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

A unos cien millones de dólares ascienden las pérdidas materiales que dejó el sismo de 7,1 grados en la escala de Richter que estremeció a Honduras ayer en la madrugada y que causó la muerte de seis personas, informaron hoy las autoridades. "El cálculo preliminar que tenemos es de cien millones de dólares pero aún se están haciendo evaluaciones, sobre todo en el muelle de Puerto Cortés donde pudo ocurrir algo grave", afirmó el jefe de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Marco Burgos.

Según la fuente, los mayores daños se registraron en las instalaciones de la Empresa Nacional Portuaria, ENP, en Puerto Cortés, a 300 kilómetros al norte de la capital, el principal puerto del país. "El muelle está trabajando al 50% y se están haciendo unas inspecciones con buzos para ver si no hay daños en la infraestructura de atraque y zarpe de las embarcaciones", explicó. Otros daños mayores se registraron en el puente La Democracia, sobre el río Ulúa, en El Progreso, departamento de Yoro, del que se cayó una parte al río. Su reconstrucción costará de 20 a 25 millones de dólares. "También los bordos de contención se rompieron como en 12 lugares y eso sí es grave, sobre todo ahorita que estamos en invierno", lamentó el funcionario.

El valle de Sula, el más productivo del país, donde se encuentra la pujante capital financiera de San Pedro Sula, 240 kilómetros al norte de Tegucigalpa, está protegido con bordos de cemento de las inundaciones del Ulúa y el Chamelecón, los ríos más caudalosos del país. Después del huracán Mitch, que azotó el país en 1998, los ríos de Honduras quedaron con mucho sedimento y a poco que llueva se desbordan. Con los muros de contención a las orillas de los ríos se han evitado muchas inundaciones, especialmente en sectores llanos del valle en El Progreso y La Lima. "Solo en el muelle, el puente y los bordos tenemos pérdidas millonarias pero hay empresas privadas que sufrieron pérdidas, como los hoteles Copantl Sula y el Sula, y además tenemos el edificio de los juzgados de San Pedro Sula que hay que construirlo de nuevo, más ocho iglesias coloniales que sufrieron", deploró Burgos.

El funcionario agregó que ya se ha comenzado a rehabilitar pasos dañados, "como derrumbes que cayeron en carreteras y se está pensando poner un bayley en La Democracia". Por otro lado, destacó que "finalmente el sismo no fue de 7,1 sino de 7,3 grados, era para que nos hubiera destruido, tenemos que sentirnos aliviados porque los daños fueron de juguete para lo que pudo haber sido". El epicentro del sismo se situó a 63 km al norte de Roatán, una de las tres islas que integran el archipiélago de la Bahía, en el Caribe, y se sintió en los países vecinos como Belice, Nicaragua, El Salvador y Guatemala.