•   España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno español aprobó hoy el plan de retorno "Un país para volver" que incluye 50 medidas para facilitar la vuelta de 23.000 emigrantes españoles y favorecer que España se convierta en un lugar atractivo para que puedan desarrollar sus proyectos de vida personales y profesionales.

Según explicó la portavoz del Ejecutivo español, Isabel Celaá, tras la reunión semanal del Consejo de Ministros, el plan, con un presupuesto de 24 millones de euros para 2019 y 2020, pretende atender inicialmente a 10.000 emigrantes y extenderlo en esos dos años hasta un total de 23.000 personas.

"No solo es para jóvenes, sino para otros perfiles y familias que tuvieron que salir en busca de un destino para acomodar sus economías familiares", dijo Celaá, quien opinó que es una "buena iniciativa que hace justicia a esas personas que tuvieron que marcharse durante la crisis".

Estas medidas podrían beneficiar a población española residente en el extranjero que, según datos a 1 de enero de 2019, asciende a 2,5 millones de personas, de las que 1,5 millones residen en América y otras 0,9 millones en Europa. Archivo/END

Entre otras medidas, se incluyen bonificaciones de cuotas, tarifa plana para autónomos y becas para investigadores. Participan 10 ministerios, con la cooperación de regiones, ayuntamientos, asociaciones de emigrantes y retornados y agentes sociales, además de la colaboración de 60 empresas.

Estas medidas podrían beneficiar a población española residente en el extranjero que, según datos a 1 de enero de 2019, asciende a 2,5 millones de personas, de las que 1,5 millones residen en América y otras 0,9 millones en Europa.

En una primera etapa, alrededor de 10.000 personas manifestaron a través de distintas organizaciones su deseo de retornar a España, explicó el Gobierno, que estima que el total de beneficiarios de los servicios de ventanilla única y de mediación laboral asciende a 23.000 personas.

Entre otras medidas se incluye la mejora integral del Sistema de I+D+i para la atracción y retención de talento investigador en nuestro país a través de impulso de las becas Ramón y Cajal y Juan de la Cierva, para que más jóvenes científicos que investigan en otros países puedan seguir haciéndolo en España y para una institución española.