•  |
  •  |
  • EFE

Cinco expertos en genética colombianos llegan a Caracas, con la autorización del Gobierno venezolano, para realizar pruebas de ADN a los familiares de Emmanuel y aclarar el paradero del niño que la rehén Clara Rojas tuvo en cautiverio.

Así lo indicó a la prensa Iván Rojas, hermano de la ex candidata a la vicepresidencia colombiana, cuya liberación, junto con la de su hijo nacido en cautiverio y la de la ex congresista Consuelo González de Perdomo, fue anunciada por las FARC el 18 de diciembre.

A su salida del hotel caraqueño donde se hospedan los familiares, Rojas se mostró confiado en que se consiga pronto la esperada entrega de los rehenes, pese a haberse suspendido el operativo internacional desplegado los últimos días del año.

El hermano de Clara Rojas señaló que todos los familiares pasaron la Nochevieja en el Palacio presidencial de Miraflores, donde les recibió el jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez, quien afirmó en el momento de recibirles que el proceso para el rescate sigue "en marcha".

Aunque terminó el año sin la liberación de los secuestrados y una reactivación de la discordia entre Caracas y Bogotá, Iván Rojas dijo que no se sentían "frustrados" y comentó que su madre y él recibieron con "sorpresa" la hipótesis sobre el paradero de Emmanuel adelantada ayer por el presidente de Colombia, Álvaro Uribe.

Uribe: "No lo tienen en su poder"
El mandatario colombiano reveló el lunes la posibilidad de que el pequeño esté en Bogotá bajo otro nombre y al cuidado de un organismo oficial, lo que implicaría que no lo tienen en sus manos las FARC y por eso no han entregado a los rehenes.

Chávez expresó sus dudas al respecto y acusó a su colega colombiano de haber ido a Villavicencio a "dinamitar" el operativo de rescate con una "hipótesis", sin comprobar antes con las pruebas científicas si se trata realmente del hijo de Clara Rojas.

El hermano de la secuestrada no quiso entrar en la polémica y consideró "oportuno" que se diera la información, al tiempo que anunció la llegada del grupo de expertos colombianos para practicar las pruebas y dijo que Chávez "colaboró" inmediatamente cuando expresaron su disposición al respecto.

En su opinión, "son altas las probabilidades" de que la hipótesis de Uribe sea cierta, pero agregó que el ADN permitirá "descartar o ratificar".

Rojas, quien dijo no saber cuándo se tendrán los resultados, también insistió en que "no se ha abortado nada" en relación con el operativo de los últimos días que no permitió traer a los rehenes antes del nuevo año.

"La operación va a continuar", destacó, antes de señalar que presidente colombiano ha ofrecido "un espacio" con garantías de seguridad para que se pueda concretar la entrega.

En sus declaraciones ayer, Chávez consideró que Uribe no había aceptado la petición de un cese al fuego por el que él abogó, tras leer una carta de las FARC, que dijo haber recibido el mismo lunes, en la que la guerrilla indicaba que los operativos militares en la zona donde están les impedían entregar a los rehenes.

Al afirmar que "hay un proceso en marcha" y que "no se ha detenido la operación", el gobernante venezolano indicó anoche que sí puede haber "variaciones" en la forma en que se lleve a cabo la entrega de los rehenes y consideró alternativas al operativo actual.

Helicopteros siguen en Villacencio
En Villavicencio, la localidad colombiana elegida para partir en busca de los rehenes, siguen los helicópteros de rescate enviados por Venezuela, aunque ya no están los delegados de siete países que participaban en el operativo ideado por Chávez, con autorización de Gobierno de Colombia, y que partieron anoche.

Ninguna fuente oficial se ha pronunciado hoy en Caracas sobre si hay alguna evolución en la situación.

En sus declaraciones a la prensa, Iván Rojas dijo que su madre y él no se quieren "moverse de Venezuela hasta regresar con los tres" secuestrados que las FARC prometieron entregar a Chávez, en desagravio por haber puesto Uribe fin a su mediación en busca de un canje de rehenes por rebeldes presos.