•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, y su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, conversaron este lunes sobre cómo las empresas españolas que operan en Venezuela podrían verse afectadas por las sanciones al petróleo venezolano que ha impuesto EE.UU.

En declaraciones a la prensa a su salida de la reunión con Pompeo, Borrell explicó que algunas compañías españolas -cuyo nombre no mencionó- han recibido advertencias del Ejecutivo estadounidense, que quiere que las empresas petroleras de todo el mundo corten lazos con el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

En concreto, Borrell explicó que el Ejecutivo español "directamente" no ha recibido ninguna advertencia de EE.UU.


"Pero, hay empresas petrolíferas españolas, que no voy a mencionar por su nombre, que están manteniendo una cierta actividad, y en la medida en que esa actividad pueda plantear un problema con respecto al régimen de sanciones que los americanos han establecido, naturalmente esa cuestión sí lo hemos hablado", detalló.

En Venezuela operan 94 empresas españolas de diferentes sectores como la energía (Repsol), la banca (BBVA, Santander) y los seguros (Mapfre), según figura en la web de la Cámara Venezolano Española de Industria y Comercio.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro / Archivo
En los últimos días, el Gobierno estadounidense ha pedido a empresas petroleras de todo el mundo que corten lazos económicos con Maduro y ha amenazado con imponer más sanciones.

De hecho, una de las opciones que EE.UU. está evaluando es la imposición de sanciones secundarias a aquellas compañías que negocien con empresas controladas por Maduro, como EE.UU. hizo en el caso de las compañías extranjeras que compraban petróleo a Irán.


Borrell explicó que durante el encuentro Pompeo pidió a España que "se hagan todas las presiones políticas y financieras posibles para no dar ninguna facilidad al régimen de Maduro".

Ante esa solicitud, Borrell respondió: "España va a hacer lo que va a hacer en el marco de la Unión Europea (UE)", según él mismo dijo a la prensa.


EE.UU. fue el primer país del mundo en reconocer al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela el 23 de enero y, desde entonces, ha tomado varias acciones para presionar a Maduro, entre las que se incluyen sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), principal fuente de divisas para Caracas.

España es una de las naciones de la Unión Europea (UE) que también han reconocido a Guaidó como presidente interino. De los 28 Estados miembros de la UE, no lo han hecho Italia, Grecia, Eslovaquia ni Chipre.