AFP
  •   SINGAPUR  |
  •  |
  •  |
  • END

La administración estadounidense advirtió este sábado que no aceptaría una Corea del Norte con armamento nuclear, mientras que China pidió calma a la comunidad internacional, ante las repetidas demostraciones de fuerza de Pyongyang en los últimos días.

“El programa nuclear de Corea del Norte constituye una amenaza para la paz y la estabilidad regionales” y “no nos quedaremos de brazos cruzados”, dijo el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, en el marco de una conferencia sobre seguridad en Singapur, en una firme advertencia hacia Pyongyang.

Gates, que respondía de este modo a Pyongyang después de su ensayo nuclear del lunes, seguido de seis disparos de misiles de corto alcance, también advirtió al régimen comunista de que Washington reaccionará ante la proliferación nuclear.

“La transferencia de armas o materiales nucleares por Corea del Norte a Estados o a actores no estatales sería considerada como una grave amenaza para Estados Unidos y sus aliados. Y tendremos a Corea del Norte como plenamente responsable de esos actos”, indicó.

Tras la elección del presidente norteamericano Barack Obama, en enero, “la política de Estados Unidos no ha cambiado: nuestro objetivo es garantizar la desnuclearización de la península de Corea y no vamos a aceptar una Corea del Norte con armas atómicas”, dijo Gates.

La actitud beligerante de Corea del Norte, que amenazó el miércoles con atacar a Corea del Sur, no representa “por ahora” una amenaza militar directa para Estados Unidos pero podría provocar una carrera armamentista en Asia, alertó el secretario de Defensa.

Recientes fotos satelitales han revelado la circulación de vehículos en dos sitios de misiles en Corea del Norte, lo que sugiere que Pyongyang se prepararía para lanzar un artefacto balístico de largo alcance, según fuentes estadounidenses.