•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El expresidente brasileño Michel Temer, quien permaneció preso preventivamente durante cuatro días por sospechas de corrupción, afirmó este jueves que las múltiples denuncias formuladas por la Fiscalía en su contra son una "ficción vergonzosa" y las comparó con la exitosa serie "La casa de papel".

El exmandatario (2016-2018) señaló en una entrevista a la televisión Band que los fiscales intentan crear la "impresión" de que se reunió con un grupo para "robar Brasil", parecido a lo que ocurre en la serie española adquirida por la plataforma Netflix.

"En el caso de 'La casa de papel' era robar la Casa de la Moneda de España, y en mi caso, (según los fiscales) era organizar un grupo, al que yo le voy a dar las directrices para robar Brasil. Vamos a robar Brasil, cuando yo reconstruí Brasil en los dos últimos años y ocho meses", explicó Temer.

"Es una ficción vergonzosa, es de gente que no quiere perder", añadió refiriéndose a las varias denuncias que enfrenta por sospechas de corrupción.

La Fiscalía acusa al exgobernante de beneficiarse de sobornos pagados por diferente empresas y de ser el principal líder de una organización criminal que incurrió en repetidos delitos de corrupción y que desvió cerca de 500 millones de dólares de recursos públicos durante 40 años.

"Yo no lo soy (corrupto), absolutamente no. Además basta verificar mis cuentas. Tengo pequeñas y modestas cantidades en el banco, son modestas cuantías resultantes de 58 años de trabajos. No es de quien entró ahora y está ganando no sé cuánto, es de quien trabajó duro", apuntó.

A raíz de las investigaciones, el Banco Central de Brasil bloqueó en sus cuentas 8,2 millones de reales (unos 2,1 millones de dólares) a finales de marzo, una cantidad inferior a la que solicitó el juez que decretó su prisión preventiva, Marcelo Bretas, que ascendía a los 62,5 millones de reales (unos 16,2 millones de dólares).

Michel Temer permaneció preso preventivamente durante cuatro días por sospechas de corrupción. AFP/END

Este jueves un juez de primera instancia de Sao Paulo aceptó una de esas denuncias por el delito de lavado de dinero, por lo que ya son cuatro los juicios penales abiertos contra el ex jefe de Estado, que es investigado en otros diferentes casos, todos ellos vinculados con asuntos de corrupción.

Según la nueva denuncia de la Fiscalía, Temer se benefició de dinero procedente de corrupción para realizar una reforma en la casa de su hija Maristela.

No obstante, el expresidente negó las acusaciones y señaló que las fechas apuntadas no guardan relación entre sí.

"Esto se lo digo a los señores procuradores, tengan un poco de, voy a usar una expresión fuerte, de vergüenza emocional, no envuelvan a mi hija en eso. Mi hija no tiene nada que ver. Ellos quieren hacer eso para romperme psicológicamente", dijo mirando fijamente a la cámara.

"Los señores van a salir de la posición de acusadores y responsables para recibir mi acusación. No envuelvan a mi hija, no tiene nada que ver con eso", completó dando golpes encima de la mesa en la que estaba sentado mientras era entrevistado.

Temer, que el pasado 1 de enero le entregó la banda presidencial al ultraderechista Jair Bolsonaro, fue arrestado el pasado 21 de marzo, pero solo permaneció cuatro noches en prisión, pues le fue concedido un "habeas corpus" por parte de un juez de segunda instancia que argumentó que la prisión preventiva no se justificaba.

Para el exmandatario, la prisión solo se decretó por hacer un mero "espectáculo".

"Soy del mundo jurídico, me formé en el mundo jurídico y después en la vida publica. Si un comisario o alguien de la Policía Federal viene a mi casa o a mi oficina y me dice: 'señor Temer tenemos una orden de prisión y le pido que me acompañe', ¿qué iba a hacer? ¿Iba a coger una ametralladora e iba a eliminarles? Cumpliría con lo que establece la orden, pero no. Hicieron un espectáculo", criticó.