• México |
  • |
  • |
  • AFP

Unos 2,000 maestros marcharon este viernes por la Ciudad de México para mostrar una vez más al Gobierno su disconformidad con las modificaciones que impulsan a la reforma educativa de 2013, pidiendo una cancelación total que, de no cumplirse, podría llevarlos a huelga.

Desde inicios de año, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), uno de los sindicatos más poderosos del país, encabeza esta disputa con el nuevo Gobierno. El Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador, si bien se ha mostrado desde el principio dispuesto a acabar con la reforma de la Administración de su predecesor, Enrique Peña Nieto (2012-2018), no termina de contentar a los maestros.

Desde el Zócalo capitalino hasta la Cámara de Diputados de San Lázaro, los maestros ondearon pancartas y banderas y elevaron la voz en cánticos contestatarios al Gobierno. "¡Va a caer, va a caer, la reforma educativa, va a caer!"; "Abrogación sí, simulación no" o "Se ve, se siente, la fuerza de la CNTE" se escuchó por las calles.

Unos 2.000 maestros marcharon para mostrar una vez más al Gobierno su disconformidad con las modificaciones que impulsan a la reforma educativa de 2013. Archivo/END

"Que entiendan que no nos vamos a echar para atrás en la consigna de la abrogación total, no de simulación", aseguró a medios Pedro Gómez, portavoz de la sección 7 de la CNTE. En esta línea, el secretario de prensa y propaganda del sindicato, Wilbert Santiago, expuso a los medios que exigen "a los diputados que no exista un doble discurso, que atiendan las demandas de la CNTE".

Asimismo, desde este viernes hasta el próximo domingo se celebrará en la capital el Quinto Congreso Extraordinario de la CNTE. "Vamos a marcar una movilización a corto, mediano y largo plazo por la abrogación total de la reforma", aseguró.

Y agregó tajante que, en caso de que los diputados se vuelvan a reunir por este tema sin haber hablado antes con la CNTE, no dudarán en "cerrar nuevamente las puertas (del Congreso) y perseguir todos los espacios que pretendan generar para un albazo (una sorpresa) en el Legislativo".

De ser así, esto supondría dar continuidad a las concentraciones que integrantes del sindicato llevaron a cabo durante marzo a las puertas de San Lázaro. A raíz de esto hubo aplazamiento de sesiones en las que se discutía el dictamen enviado por el presidente sobre la reforma educativa de su predecesor.

En campaña, López Obrador aseguró en distintas ocasiones que cancelaría definitivamente la reforma, una promesa que los maestros tienen grabada en sus memorias. El pasado 27 de marzo, legisladores mexicanos aprobaron en comisiones el dictamen del presidente sobre la reforma educativa con 48 votos a favor, 3 en contra y 9 abstenciones.

Con la aprobación del dictamen, cuyas propuestas de modificación se discutirán próximamente en el pleno de la Cámara Baja, se eliminan las evaluaciones que afectaban la permanencia de los maestros en el servicio, siendo esta una de las quejas principales del sindicato docente.Desde el Zócalo capitalino hasta la Cámara de Diputados de San Lázaro, los maestros ondearon pancartas y banderas y elevaron la voz en cánticos contestatarios al Gobierno. EFE/END

No obstante, siguen inconformes y exigen una abrogación total, acusando al Ejecutivo de simplemente "maquillar" la reforma. Según dijo a Efe el sindicalista Pedro Gómez "si no van a echar para atrás esa mal llamada reforma educativa seguramente va a haber una huelga de los trabajadores de educación".

"No nos queda otro camino", aseveró, y agregó que aunque se votó en comisiones la eliminación de la evaluación punitiva, le preocupan las leyes complementarias. "Son el paquete de instrumentación de reglamentos, medidas que por supuesto a cada uno de los trabajadores los dejará en indefensión pues ya no habrá contratación de personal base", expuso.

Por su parte, Israel López, presente en la marcha, dijo a Efe que su preocupación es que, aunque se haya eliminado la "evaluación punitiva", las condiciones de contratación de un maestro nuevo sigan siendo las mismas que con Peña Nieto, algo que exige a los docentes actualizarse.

"Los mismos diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) han reconocido que se conserva el 80 % o el 88 % de lo que se hizo con Peña Nieto", concluyó.