•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Organización de los Estados Americanos (OEA) considerará este martes si acepta como representante de Venezuela al enviado de Juan Guaidó, el jefe parlamentario que desafía desde enero la autoridad del presidente Nicolás Maduro.

La OEA informó el lunes que su Consejo Permanente se reunirá en sesión extraordinaria en su sede en Washington este martes a las 12:00 p.m. para debatir si aprueba el nombramiento de Gustavo Tarre como representante ante ese cuerpo.

Mike Pompeo e Iván Duque. EFE

El Consejo Permanente, cuya presidencia asumió este mes EE. UU. hasta junio, llamó a la reunión a solicitud de Colombia, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Paraguay y Perú.

Estos países están entre los más de 50 que impulsan la salida de Maduro, cuya reelección consideran resultado de un proceso fraudulento y reconocen a Guaidó, quien en su condición de líder parlamentario invocó la Constitución el 23 de enero para declararse presidente interino con miras a encabezar un gobierno de transición y organizar nuevas elecciones.

La resolución que será puesta a consideración el martes plantea la aprobación del nombramiento de Tarre por entender que el gobierno de Maduro, quien el 10 de enero asumió un segundo mandato hasta 2025, “carece de legitimidad” y por lo tanto sus funcionarios tampoco la tienen.

El texto será seguramente sometido a votación, en tanto no se espera un consenso, dijeron fuentes diplomáticas a la AFP.

Para ser aprobada, la resolución necesita una mayoría simple, esto es, el apoyo de 18 de los 35 miembros del organismo regional.

Tarre fue nombrado el 22 de enero por la Asamblea Nacional venezolana como “representante especial” ante la OEA, contrariando la decisión de Maduro de retirar a Venezuela del organismo en abril próximo.

Pompeo visitará la frontera de Colombia con Venezuela

“El secretario de Estado, Michael Pompeo, viajará a Chile, Paraguay, Perú y Cúcuta, Colombia, del 11 al 15 de abril para profundizar las relaciones de Estados Unidos en el hemisferio occidental”, dijo el vocero del funcionario, Morgan Ortagus, en un comunicado. 

La visita a cuatro países de gobiernos que como EE. UU. impulsan la salida del poder del mandatario Nicolás Maduro, busca entre otros cometidos “congregar apoyo para la democracia en Venezuela”, indicó el texto. 

Venezuela, que rompió relaciones con Colombia y mantiene cerrados sus puestos fronterizos con ese país, está inmersa en una severa crisis económica y política, que llevó a unos 2.7 millones de venezolanos a huir del país desde 2015, la mayoría a países de la región, según la ONU.

En Cúcuta, convertida en los últimos años en escenario de la crisis venezolana, Pompeo va a “visitar a las entidades que apoyan a los refugiados venezolanos y evaluar los desafíos causados por el cierre de la frontera”, dijo Ortagus.

El viaje de Pompeo comenzará en Santiago, donde prevé reunirse el viernes con el presidente Sebastián Piñera y el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero. Allí, Pompeo “destacará el liderazgo regional de Chile” junto con los lazos económicos, científicos y de seguridad, dijo el Departamento de Estado.

Chile preside este año el foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico, y se espera una cumbre de todo el Pacífico en noviembre. 

En Perú, Pompeo se reunirá el sábado con el presidente Martín Vizcarra y el canciller Néstor Popolizio para debatir el apoyo a los refugiados venezolanos, así como el papel del país al liderar el Grupo de Lima, el bloque de naciones latinoamericanas y Canadá que busca una salida pacífica a la crisis venezolana.

Consejo Permanente de la OEA. Archivo/END

Estados Unidos y todos los miembros del Grupo de Lima, excepto México, declararon ilegítimo el nuevo mandato de Maduro, iniciado el 10 de enero. 

Washington ha incrementado la presión económica y diplomática a Maduro con la esperanza de que se instale un gobierno de transición encabezado por el líder opositor Juan Guaidó, aunque Maduro ha mantenido el control con el apoyo de los militares, Rusia y China. 

Pompeo también irá el sábado a Paraguay, convirtiéndose en el primer secretario de Estado estadounidense que visita ese país desde 1965. 
En Asunción se encontrará con el presidente Mario Abdó, un líder educado en Estados Unidos y cercano a Washington, que sin embargo se retractó de la decisión de su antecesor, Horacio Cartes, de mudar la Embajada paraguaya en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos.