elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La tensión entre Israel y Estados Unidos por la colonización en Cisjordania volvió a aumentar hoy, al negarse el gobierno conservador israelí de Benjamin Netanyahu a detener su desarrollo, a pesar de la presión del gobierno del presidente norteamericano, Barack Obama. "Quiero decir de manera clara que el actual Gobierno israelí no aceptará de ninguna manera que la colonización legal sea congelada en Judea y Samaria (Cisjordania)", afirmó el ministro de Transporte israelí, Israel Katz, en declaraciones a la radio militar.

Katz, considerado como un miembro del gobierno cercano a Netanyahu, respondió así a las presiones ejercidas por el gobierno de Obama para el cese total de la colonización. Hasta ahora, el gobierno de Netanyahu se limitó a declararse listo para evacuar las colonias ilegales de los colonos extremistas, afirmando al mismo tiempo que continuaría construyendo en las 120 colonias "legales" para hacer frente al "crecimiento natural" de la población. Obama, así como la comunidad internacional, rehusaron dar curso a esta distinción entre colonias.

Katz acusó al presidente norteamericano de no respetar los compromisos de su predecesor, George W. Bush, en una carta dirigida en 2004 al ex primer ministro israelí Ariel Sharon. En esta misiva el ex presidente estadounidense indicaba, según los responsables israelíes, que el trazado de un futuro Estado palestino debería tener en cuenta los asentamientos. Israel pretende anexar estas colonias de Cisjordania, en donde vive la gran mayoría de los 280.000 colonos. "La administración de Obama no reconoció aún los acuerdos entre el Gobierno israelí y la administración Bush. Esto sólo puede suscitar inquietudes sobre los futuros acuerdos", agregó Katz.

Un alto responsable israelí, que pidió el anonimato, lamentó que "los estadounidenses no exigieran prácticamente nada de los palestinos, mientras piden a Israel que tome medidas que equivalen a un verdadero sacrificio". "Los palestinos adoptaron una actitud pasiva. Mahmud Abás (el presidente de la Autoridad Palestina) desea que los estadounidenses hagan todo el trabajo", explicó a la AFP este responsable. "Israel acordó compromisos (en el pasado), entre ellos el cese de la colonización (...). Los estadounidenses lo comprenden y le piden a Israel" cumplir, recordó Abás.

Obama presionó a Israel para que aceptara la creación de un Estado palestino y que pusiera fin a la colonización, en el encuentro que mantuvo con Abás en la Casa Blanca el jueves pasado. Netanyahu, que se reunió con Obama el 18 de mayo, había rechazado hablar de un Estado palestino o de un cese total de la colonización. Hoy, en la reunión de su gabinete, el primer ministro se negó a aliviar el bloqueo impuesto a Gaza: "Nos piden que aliviemos las condiciones de vida para la población (...), pero tenemos otras prioridades para la Franja de Gaza", afirmó.

Por otra parte, un informe podría dar argumentos a Estados Unidos en contra de la colonización. Según el movimiento israelí contra la colonización "la Paz Ahora", 44% de las tierras en las que se construyeron las colonias ilegales en Cisjordania pertenecen a propietarios palestinos.