elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Preocupados por un posible regreso de los apagones que los agobiaron en años pasados, los cubanos se preparan para enfrentar en pleno verano un drástico progama de ahorro de energía que entrará en vigor mañana. "Estamos preocupados, porque sólo de pensar que vuelvan los apagones se nos paran los pelos de punta", expresó Mercedes Hernández, una enfermera cuarentona que dice tener "muy frescos" en su memoria los frecuentes y prolongados cortes eléctricos que sufrieron los cubanos hace cinco años. No obstante, la mujer confía en que el plan de ahorro, que oficialmente entrará en vigor el lunes y que ya empezó a aplicarse en algunas regiones, "logre evitarlos".

Menos optimista que Hernández, Dián Febles, estudiante de contabilidad de 18 años, piensa que los cortes son "inevitables, porque "el cubano sigue derrochando la energía". "Es sencillamente un problema matemático, no da la cuenta", apuntó. Bajo la advertencia de que si no se ahorra habrá apagones, el Gobierno anunció un plan para reducir en un 12% el consumo energético en centros de producción y servicio, debido a un sobreconsumo en los primeros cuatro meses del año, que de mantenerse equivale a un gasto adicional de unos 100 millones de dólares, que el Estado no puede soportar.

Acompañadas de una fuerte campaña mediática a favor del ahorro, las medidas exigen a cada entidad elaborar un plan de consumo eléctrico, el cual será rigurosamente controlado y cuyo incumplimiento supondrá el corte del servicio a la empresa "despilfarradora". Según las autoridades, se trata de no afectar por ahora al sector residencial, aunque estipula duras multas y penalizaciones a los que tengan conexiones ilegales en el servicio o alteren los medidores, y establece que las entidades reajusten sus sistemas de iluminación, refrigeración y climatización.

La Habana deberá ahorrar 871 megawatts diariamente
"Ya comenzamos a ahogarnos de calor en la tienda, pero si no ahorramos, será peor para todos", expresó una empleada de un comercio en la Habana Vieja al comentar la disposición oficial de que los aires acondicionados sólo se enciendan entre la una y las seis de la tarde (hora cubana). La capital, de 2,2 millones de habitantes y que consume las tres cuartas partes de la electricidad que produce el país, deberá ahorrar diariamente 871 de los 11.000 megawatts que consumía a diario hasta este mes, según el programa precisado en el semanario Tribuna de La Habana.

Pero los cortes de electricidad se adelantaron al plan oficial y comenzaron el viernes en centros productivos y de servicios de la oriental provincia de Camagüey, al este de la isla, que excedieron su plan de consumo, encendiendo las alarmas entre los cubanos. "No sé si finalmente vendrán, dicen que ya hay apagones en provincia, sólo te digo que no esperaba volverlos a sufrir", dijo Xiomara Castellanos, un ama de casa de 65 años, que compraba "algunas velas" en un comercio capitalino. Otros cubanos disponían de sus ahorros para comprar equipos electrónicos de iluminación artificial o desempolvaban los que adquirieron en 2004, cuando la isla sufrió una fuerte crisis de generación eléctrica con frecuentes apagones, que provocó pérdidas considerables a la economía y molestias a la población.

En 2006, un programa bautizado por el líder cubano Fidel Castro "revolución energética" modernizó las termoeléctricas para que funcionaran con crudo nacional (más pesado), instaló complejos de baterías generadoras de electricidad y sustituyó millones de electrodomésticos altamente consumidores, con lo que se acabaron los apagones. "De los apagones no nos queríamos ni acordar. Noches enteras sin dormir por el calor infernal, la comida se nos echaba a perder", sostiene compungida Hernández.