•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

EL Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este martes una resolución en la que reconoce a Gustavo Tarre Briceño, como representante permanente de Venezuela ante este foro regional, un hecho que representa un voto más contra el Gobierno de Nicaragua, país que se abstuvo a la hora de votar.

Tarre Briceño fue nombrado representante especial de Venezuela ante la OEA por la Asamblea Nacional, que dirige el líder opositor Juan Guaidó, quien ostenta el cargo de presidente interino de ese país.

En enero pasado, en un video que circuló en las redes sociales, Tarre Briceño se solidarizó con el pueblo de Nicaragua, aduciendo que “se trata de un pueblo hermano” que “está padeciendo el rigor de una dictadura”. 

END

El experto en Derecho Internacional, Róger Guevara Mena, dijo que con este nombramiento se está consolidando el número de países que en la próxima reunión, cuando se aborde la situación de Nicaragua, podrían apoyar la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua. 

“En este caso ya serían dos votos, el de El Salvador (cuyo nuevo gobierno asume el 1 de junio), que no opina ni finge ser amigo del actual Gobierno de Nicaragua, y el reconocimiento del representante del presidente Guaidó, que también va en la misma línea, pues simplemente lo que haría es confirmar una mayoría calificada que determine la decisión de la OEA”, explicó Guevara Mena.

La resolución fue aprobada con 18 votos a favor (Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, y Santa Lucia); 9 países votaron en contra (Antigua y Barbuda, Bolivia, Dominica, Grenada, México, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Uruguay y Venezuela).

Abstención es un mensaje

Durante la votación, seis Estados se abstuvieron de votar (Barbados, El Salvador, Guyana, Nicaragua, San Kitts y Nevis y Trinidad y Tobago). Un país estuvo ausente (Belice). 

Según Guevara Mena, el bloque de países que impulsan en la OEA las sanciones contra Nicaragua, tendrán dos votos más y pueden ir en una determinada línea, agilizar y acelerar trámites. “El hecho de una abstención de Nicaragua, de acuerdo al proceder internacional, se suma a la mayoría y se está enviando un mensaje al resto de países que su abstención es clara y que estaría dispuesto a negociar”.

Permanente

La resolución, presentada por Colombia con el respaldo de siete países (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Paraguay, Perú y Colombia) buscaba “aceptar el nombramiento del señor Gustavo Tarre como representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante el Consejo Permanente de la OEA”, según el texto del día.

“Este proyecto de resolución es el resultado de una serie de pronunciamientos tanto de la Asamblea General como del Consejo Permanente (…)  por la alteración del orden constitucional en la República Bolivariana de Venezuela”, señaló Alejandro Ordoñez, representante de Colombia. 

El Consejo Permanente expresó su preocupación por la situación en Venezuela desde abril de 2017 a la fecha, por la crisis que provocó el exilio de 3.4 millones de venezolanos, según datos de Naciones Unidas.

 Gustavo Tarre Briceño.  Cortesía/END

La representante del presidente Nicolás Maduro ante el Consejo Permanente de la OEA, Asbina Marín Sevilla, rechazó la resolución aprobada, aduciendo que la OEA no tiene autoridad para “conocer o desconocer” a los gobiernos de sus Estados miembros. 

Durante su intervención, Marín señaló que la OEA, ni ningún otro Estado, pueden cambiar a la delegación que ocupa la silla designada en el Consejo Permanente. 

“Si se permite esta manipulación, se elimina la soberanía nacional, la soberanía popular y viviremos en el mundo ya no del derecho internacional, sino de la ley del más fuerte o de los más numerosos”, afirmó Marín Sevilla, quien este martes se sentó en el escaño destinado a Venezuela por última vez.

La diplomática venezolana admitió que lo ocurrido este martes en el seno del Consejo Permanente de la OEA fue el final de una “cadena de violaciones y trampas”. 

“Al final, convirtieron a la OEA en un cascaron vacío impotente para defender sus propios principios, así probaron que nuestra decisión de renunciar fue la correcta, nos vamos y a esta OEA nunca vamos a regresar”, dijo al final de su intervención la venezolana. 

El 27 de abril de 2017, Maduro determinó renunciar a la OEA, una decisión que fue confirmada a través de una carta firmada por él y entregada al secretario general, Luis Almagro, por una representante de su gabinete. 

No obstante, el 22 de enero, la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición, adoptó la decisión de garantizar la permanencia del país en la OEA.

La presidencia del Consejo Permanente la ocupa el representante de EE. UU., Carlos Trujillo, desde el 1 de abril.