•   Jerusalén, Israel  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los miles de mensajes con peticiones y ruegos que los fieles y visitantes introducen en las grietas del Muro de las Lamentaciones de Jerusalén fueron retirados hoy en la limpieza general que se realiza dos veces al año.

Los trabajadores israelíes accedieron al lugar, el principal lugar de culto de los judíos, y recogieron los papeles en bolsas que más tarde queman en el Monte de los Olivos, junto a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Un judío ultraortodoxo reza ante el Muro de las Lamentaciones, este miércoles, en Jerusalén, Israel. EFE/END

La limpieza tiene lugar cada seis meses: antes del Rosh Hashaná o Año Nuevo Judío, y previa a la celebración de la Pascua judía o Pésaj, que conmemora el éxodo del pueblo judío de Egipto escapando de la esclavitud, y que se conmemora este 20 de abril, según el calendario hebreo.

Para los judíos, el Muro de las Lamentaciones es parte de la muralla original del templo de Herodes o Segundo Templo, el lugar más sagrado para el Judaísmo, que se ubica dentro de la Explanada de las Mezquitas, en el territorio ocupado de Jerusalén Este, donde actualmente pueden entrar pero no orar.