elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El partido del presidente de la región georgiana prorrusa de Osetia de Sur - sólo reconocida por Rusia y Nicaragua - Eduard Kokoiti, se encaminaba hacia una cómoda victoria en las elecciones legislativas de hoy, confirmando así el poder de su líder separatista, según los primeros resultados parciales. Tras el escrutinio de casi el 61% de los votos, la Comisión Electoral central de Osetia del Sur indicó que el partido Yedinstvo de Unidad obtenía el 48,04% de los votos, mientras que el Partido Popular, también cercano al presidente, lograba el 18,47%. Los comunistas se situaban en segundo lugar con el 23,51% de los votos.

Los resultados finales se esperan a las sesi de la mañana de mañana. La participación está estimada en torno al 80%. Cuatro partidos políticos compiten por los 34 escaños del Parlamento, pero otros dos, que no son leales a Kokoiti, no fueron registrados por la Comisión Electoral central. La principal cuestión en juego, además de la reconstrucción de este pequeño territorio de 50.000 habitantes situado entre Rusia y Georgia, era el futuro de Kokoiti, quien, según la oposición, intentaba lograr una gran mayoría en el Parlamento para poder enmendar la Constitución y presentarse a un nuevo mandato en 2011.

Kokoity expresó que era demasiado pronto para indicar si planeaba optar a nuevo mandato. "Quedan dos años y medio hasta entonces y mucho por hacer. Ahora estamos trabajando y trabajando. Todavía no pienso en ello", señaló y añadió que "con lo que pasó en agosto, necesitamos tres a cuatro años para la reconstrucción".

Al igual que la vecina Abjasia, Osetia del Sur es una región secesionista prorrusa que tras la caída de la Unión Soviética autoproclamó su independencia de Georgia y desde entonces la defiende por las armas. El 8 de agosto de 2008, Tiflis lanzó una ofensiva para intentar retomar el control de este territorio, lo que provocó un envío masivo de tropas rusas a Georgia. El conflicto ruso-georgiano terminó poco más de una semana después y el 26 de agosto Moscú reconoció la independencia de Osetia del Sur y de Abjasia. Nicaragua lo hizo el 5 de septiembre. Ahora, la oposición osetia, que como el poder también es prorrusa, acusa al presidente Kokoiti de malversar los fondos enviados por Moscú para reconstruir la región y califica estos comicios de "completamente ilegales".

"Me voy a quedar en casa. Nada depende de nosotros", lanzó Alan Gassiev, líder que la oposición. "Si quiere cambiar la Constitución, es algo muy malo", considera por su parte otro opositor, Grigory Dzassojov, de 55 años, ex profesor de historia. "No tiene sentido. ¿Es esto una democracia?", se pregunta. También el Kremlin parece dar muestras de impaciencia ante una situación que podría poner a Moscú en un compromiso. El jefe de la administración presidencial rusa, Serguei Narishkin, consideró que Osetia del Sur no debería modificar su Constitución para permitir a la misma persona cumplir más de dos mandatos.

Por su parte, el ministro georgiano de Reintegración, Temur Yakobashvili, contactado hoy, calificó las legislativas osetia de "farsa" y de "payasada". Más de 80 observadores internacionales vigilaron el desarrollo de los comicios. Sin embargo, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE, no envió a sus observadores en Osetia del Sur, ya que nueve meses después de la guerra ruso-georgiana la república sólo ha sido reconocida por Rusia y Nicaragua.