•   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El periodista Mauricio Funes se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia de El Salvador, arropado por casi una veintena de líderes, entre ellos la jefa de la diplomacia estadounidense, Hillary Clinton. "Sí, protesto", dijo al presidente de la Asamblea Legislativa al asumir la presidencia utilizando la fórmula constitucional. Funes, que gobernará con la ex guerrilla marxista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ha puesto fin a 20 años de hegemonía ininterrumpida de la derecha.

El nuevo presidente salvadoreño asume el cargo 17 años después de que se firmaran los acuerdos de paz que ponían punto final a la guerra civil (1980 y 1992) y sustituye a Elías Antonio Saca, de ARENA. "El pueblo salvadoreño pidió un cambio y el cambio comienza ahora", ha manifestado el nuevo presidente en su discurso de investidura, que además ha efectuado un llamamiento a la población para construir una nueva nación "sin odio ni resentimiento".

Como uno de sus compromisos prometió que su gobierno estará marcado por la "sensatez y la honradez" y anunció el lanzamiento de un "plan global anticrisis", un conjunto de medidas de cariz social, entre ellas la creación en los próximos 18 meses de 100.000 puestos de trabajo, para "estabilizar la economía y minimizar las consecuencias sociales".

De igual manera, anunció el "restablecimiento inmediato" de las relaciones diplomáticas, comerciales y culturales con Cuba y se comprometió a ampliar, fortalecer y renovar nuestras relaciones" con Estados Unidos, al que "históricamente estamos ligados por muchos vínculos, en particular por la presencia de millones de nuestros compatriotas que ahí viven, ahí trabajan ahí construyen sus sueños".

Funes también será un "decidido impulsor" de la unidad regional y latinoamericana porque el "destino de El Salvador está indisolublemente ligado a nuestros hermanos centro y sudamericanos", que le arroparon masivamente. Una quincena de presidentes, entre ellos el brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, el mexicano Felipe Calderón, el colombiano Alvaro Uribe y todos los centroamericanos, así como los Príncipes de Asturias, han acudido a San Salvador para esta histórica jornada. Entre los ausentes cabe destacar al presidente de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Hugo Chávez.

También anunció la convocatoria de un "diálogo nacional" para definir una estrategia que incluya un acuerdo sobre el empleo y la política social básicas para construir su "nuevo proyecto de nación". Funes reconoció que le espera una "tarea gigantesca por delante, pero no nos intimida", dijo, tras proclamar que "no tenemos el derecho de equivocarnos".

Anoche Funes anunció la composición de su nuevo gobierno, en el que buena parte de los ministros y secretarios no pertenecen al FMLN. En este largo proceso para conformar gobierno, el pulso entre el mandatario y el partido, al que pertenece su vicepresidente y ministro de Educación, Salvador Sánchez Cerén, se ha solucionado con una opción de compromiso que no era la elección primera ni de uno ni de otro, según trascendió en la prensa local.

En total, trece ministros y seis secretarios, entre ellos su esposa y primera dama, la brasileña Wanda Pignato, integran el Ejecutivo de Funes, que gobernará el país más pequeño y más densamente poblado de Centroamérica por los próximos cinco años. Un período que se presenta incierto a la luz de la crisis económica y de las dificultades fiscales que atraviesa el país.

Ante las críticas de sus opositores por una supuesta cercanía con el Socialismo del Siglo XXI que preconiza el presidente venezolano, Funes ha reiterado que su modelo a seguir es el de su homólogo brasileño, a quien le agradeció su presencia. "Los empresarios tienen que perder el miedo al FMLN y a un gobierno de izquierda" y al revés, pues el desarrollo de El Salvador "pasa por la esquina de los empresarios", sostuvo.

Funes ha recibido el apoyo de la jefa de la diplomacia estadounidense, cuyo país había tenido hasta ahora en El Salvador a uno de sus aliados más fieles.