•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El número de homicidios en las cárceles mexicanas bajó de 108 registrados en 2017 a 31 en 2018, para una disminución de 71,3%, informó este jueves la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En su Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2018, el órgano autónomo del Estado indicó que de la información proporcionada por las diversas autoridades penitenciarias se tiene que durante el año pasado se registraron 1.972 incidentes violentos en las cárceles del país.

De ellos, 1.563 ocurrieron en centros de reclusión locales y 409 en centros federales de readaptación social.

El total de población de las prisiones visitadas para realizar el Diagnóstico fue de 182.955 personas, que significó el 89% del total de la población recluida del país. Archivo/END

El reporte destaca que el tipo de incidente con mayor frecuencia corresponde a las riñas con un total de 892 (484 en centros locales y 408 en los federales), y el segundo lugar lo ocupan los desórdenes con 756.

El tercer lugar lo constituyen los abusos con 258, los cuales se ubican únicamente en reclusorios locales.

Los abusos con mayor frecuencia son los perpetrados por las autoridades del centro e incluyen extorsiones y agresiones, entre otros.

En el cuarto lugar se ubican los homicidios y los suicidios con 31 decesos cada uno, y en el quinto los motines con 4. Todos estos hechos también se registraron en centros locales.

En el caso de homicidios las entidades con mayor incidencia son el Estado de México con 8, Ciudad de México con 5 y Sonora con 4, y el lugar donde suceden los hechos con mayor frecuencia es en los dormitorios.

En relación con los suicidios las entidades que reportaron más son Puebla con 6, Jalisco con 6, Ciudad de México con 4, así como Tamaulipas e Hidalgo con 3 cada uno, y los dormitorios también son el lugar donde suceden más frecuentemente.

Las entidades donde se registraron motines fueron en Baja California Sur con 2, así como Quintana Roo y Veracruz con 1 cada uno, y las causas que los originaron fueron riñas, revisiones, reubicación y traslado de reos. Las prisiones militares reportaron cero incidentes.

Al presentar el Diagnóstico, el titular de la CNDH, Luis Raúl González, afirmó que México no podrá superar la situación que enfrenta en materia de seguridad y justicia si no atiende los problemas del sistema penitenciario, al que como sociedad no se quiere voltear a ver ni interesa la situación que allí se vive.

El número de homicidios en las cárceles mexicanas bajó de 108 registrados en 2017 a 31 en 2018, para una disminución de 71,3%. Archivo/END

"Suponer que la prevención y la investigación de los delitos, así como la procuración y administración de justicia, concluyen cuando se determina contra una persona una pena privativa de libertad implica una visión limitada y parcial", expuso el ombudsman.

Señaló que los centros penitenciarios, si no se atienden y vigilan, "pueden ser focos o factores que propicien inseguridad, violencia, corrupción y, paradójicamente, impunidad".

"Lograr la efectiva reinserción social de quien está privado de su libertad sigue siendo más una aspiración que una realidad concreta", puntualizó.

El total de población de las prisiones visitadas para realizar el Diagnóstico fue de 182.955 personas, que significó el 89% del total de la población recluida del país, correspondiendo 164.094 internos en centros estatales, 18.403 en centros federales y 458 en prisiones militares.