•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Casa Blanca intentó convencer a las autoridades migratorias para que liberaran migrantes indocumentados en las calles de "ciudades santuario" demócratas, para vengarse de los enemigos políticos del presidente Donald Trump, informó el diario The Washington Post.

Citando fuentes del Departamento de Seguridad Interior y correos electrónicos filtrados, el diario dijo el jueves que funcionarios de la Casa Blanca abordaron el plan en noviembre, solicitando a funcionarios de varias agencias si los integrantes de una caravana de migrantes podrían ser arrestados en la frontera y luego ser enviados "a pequeñas y medianas ciudades santuario".

Las "ciudades santuario", generalmente gobernadas por demócratas, se han negado a entregar a inmigrantes indocumentados a las autoridades federales para su deportación. 

La Casa Blanca dijo a la agencia de inmigración y aduanas (ICE) que el plan buscaba aliviar la falta de espacios de detención, pero también enviar un mensaje a los demócratas, indicó el periódico.

El plan fue rechazado por el ICE, y un alto funcionario de la agencia dijo que generaba muchísimas preocupaciones y que imponía asimismo "riesgos de RP (relaciones públicas)". 

La Casa Blanca volvió a insistir a principios de años, pero el ICE descartó el plan como "inapropiado".

El Post indicó que un funcionario de a Casa Blanca y un portavoz del Departamento de Seguridad Interior afirmaron que el plan ya no estaba siendo considerado.

"Se trató solo de una sugerencia que fue rechazada, y se puso fin a toda discusión", indicó una declaración de la Casa Blanca.