•   Cúcuta, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, pidió el domingo en Cúcuta al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que retire los bloqueos de los puentes fronterizos con Colombia para que pueda entrar la ayuda humanitaria a ese país.

En una declaración conjunta con el presidente colombiano, Iván Duque, al borde de la frontera venezolana, Pompeo recordó las históricas palabras del mandatario estadounidense Ronald Reagan cuando en 1987 pidió al líder soviético, Mijail Gorbachov, que derribara el Muro de Berlín.

“Para parafrasear a un presidente que enfrentó circunstancias similares, señor Maduro, abra estos puentes, abra estas fronteras, usted puede terminar esto hoy”, manifestó el secretario de Estado estadounidense.

Pompeo, que llegó la tarde del domingo a Cúcuta, capital del departamento colombiano de Norte de Santander, se dirigió primero a un albergue que acoge a migrantes venezolanos, donde se encontró con Duque y su vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, así como con Humberto Calderón Berti, embajador en Colombia del que es considerado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó.

En ese lugar, el Centro de Atención Transitoria al Migrante (CATM), atendido por la Cancillería colombiana, la ONU y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Pompeo y Duque conversaron con algunos migrantes venezolanos, entre ellos niños, quienes les contaron las penurias que viven en su país.

Al finalizar el recorrido por el albergue, Pompeo firmó un mural de visitantes, en el que escribió en inglés “Blessings to you all” (Bendiciones para todos).

Debajo firmó Duque con la frase: “Estamos unidos con solidaridad y afecto”.

Posteriormente, la comitiva se trasladó al puente Simón Bolívar, que conecta a Cúcuta con la ciudad venezolana de San Antonio del Táchira, donde en medio de una nube de periodistas y de guardaespaldas con escudos blindados recorrieron el lado colombiano y escucharon gritos de “libertad, libertad” de una multitud de venezolanos.

“Duque, ayúdenos”

El secretario de Estado y el presidente estrecharon manos de algunos de los venezolanos que golpeaban las vallas de protección para llamar la atención al grito de “Duque, ayúdenos”.

“Hemos recibido 1.5 millones de personas en los últimos dos años y obviamente hemos tratado de trabajar alrededor de esto con fraternidad, regularizando a la mayoría de las personas que han venido a Colombia”, declaró Duque en inglés a los periodistas, al lado de Pompeo.

El mandatario añadió que ese inmenso flujo migratorio “obviamente ha creado un impacto social y económico muy grande”, pero reiteró la disposición de Colombia “para ayudar a los venezolanos que están escapando de la dictadura de (Nicolás) Maduro”.

Una vez finalizado el recorrido por el puente Simón Bolívar, Pompeo y Duque se trasladaron a las bodegas que almacenan ayuda  humanitaria, enviada en su mayor parte por el Gobierno de EE. UU., en el lado colombiano del puente de Tienditas.

Tienditas fue construido para conectar el área metropolitana de Cúcuta con la localidad venezolana de Ureña, en el estado Táchira, pero nunca fue inaugurado.

Cúcuta es la etapa de cierre de una gira de Pompeo por Suramérica, centrada en la crisis de Venezuela y que lo llevó además a Chile, Paraguay y Perú.

Esta es la segunda visita de Pompeo a Colombia este año, ya que el pasado 2 de enero estuvo en Cartagena, donde habló con Duque sobre la crisis de Venezuela y la lucha contra el narcotráfico.