• París, Francia |
  • |
  • |
  • EFE

La popularidad del presidente francés, Emmanuel Macron, ha progresado coincidiendo con sus intervenciones tras el incendio el pasado lunes de Notre Dame de París y, aunque sigue siendo muy baja, ha recuperado el nivel de septiembre, dos meses antes de que estallara la crisis de los "chalecos amarillos".

Este es el diagnóstico del instituto demoscópico BVA en una encuesta publicada este viernes, realizada entre el miércoles y el jueves, en la que un 32% de los franceses han dicho tener una buena opinión de Macron, tres puntos más que el mes pasado.

La popularidad del jefe del Estado en esta encuesta ha crecido en las categorías socioprofesionales que están en lo alto de la escala, con alzas de cuatro puntos porcentuales entre los "cuadros" (al 50%) y de seis entre los independientes (31%).

Sin embargo, ha permanecido casi estancado en las más bajas, señaló BVA en un comunicado. Las opiniones favorables han aumentado únicamente un punto entre los empleados y obreros, y continúan siendo muy bajas en estos grupos, del 22%.

Un 62% de las personas que vieron su declaración el martes sobre Notre Dame, en la que se marcó un objetivo de su reconstrucción en cinco años, han estimado que Macron estuvo a la altura del acontecimiento.

Esa percepción es muy mayoritaria entre las personas que se declaran simpatizantes de su formación, La República en Marcha (LREM, 93%), del Partido Socialista (PS, 75%), y de Los Republicanos (LR, 70%).

Un 83 % de las personas preguntadas han señalado sentirse afectadas por el siniestro en la catedral de París, y ese porcentaje es netamente superior a la media entre los mayores de 65 años (93%), entre los que se consideran de derechas (94%) y entre los votantes de LREM (91%).

Macron, que tenía previsto anunciar la noche del incendio de Notre Dame una batería de medidas para cerrar el debate nacional que había lanzado en enero para intentar apagar la crisis de los "chalecos amarillos", aplazó esos anuncios a una fecha por ahora sin determinar.

Ese aplazamiento ha sido bien visto por los mayores de 65 años (75 %), por los que tienen estatuto de "cuadros" (69%) y por las personas que ganan más de 3,500 euros al mes (66%).

Por el contrario, esa decisión ha tenido un apoyo minoritario para los menores de 35 años (47%), para los grupos de 35 a 64 años (49%), para los empleados y obreros (42%) y para las familias con ingresos de hasta 1,500 euros (41%).