•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desestimó el viernes testimonios desfavorables sobre él que aparecen en el informe Mueller sobre la interferencia rusa en las elecciones de 2016 como algo que fue "fabricado" por sus enemigos políticos. 

"Algunas personas hacen declaraciones sobre mí en el Loco Informe Mueller, escrito por 18 Demócratas Enojados llenos de Odio hacia Trump, que son fabricadas y totalmente falsas", tuiteó el mandatario.

Un documento de 400 páginas que resume los hallazgos de la investigación de 22 meses del fiscal especial Robert Mueller, hecho público el jueves, absolvió a Trump de la colusión con Rusia, pero dejó abierta la duda sobre si había obstruido la justicia. 

Después de revisar el documento, el fiscal general Bill Barr y su adjunto Rod Rosenstein concluyeron que no había pruebas suficientes para acusar al presidente de obstrucción. 

Mueller, sin embargo, destacó que la evidencia que reunió "no exonera" al presidente. 

"Debido a que nunca acepté testificar, no fue necesario que respondiera a las declaraciones hechas en el 'Informe' sobre mí, algunas de las cuales son una 'pura mierda' y solo se hicieron para hacer que la otra persona se vea bien (o que yo me vea mal)", agregó Trump, repitiendo su descripción de la investigación como un "engaño iniciado ilegalmente".

La primera reacción de Trump a la publicación del informe fue de júbilo. Cantó victoria y dijo: "Hoy tengo un buen día". También tuiteó una fotos suya de espaldas con la gráfica de la popular serie "Juego de Tronos" con la frase "Game Over" ("Se acabó el juego"). 

Pero este viernes se mostró más a la defensiva antes de partir de fin de semana largo a su centro de golf en Florida, reafirmando que no hizo nada malo. 

Un "engaño" a la opinión pública

Mueller dijo que los esfuerzos de Trump "por influenciar la investigación fueron en su mayoría infructuosos", en gran medida porque las personas de su entorno declinaron a seguir o acceder a sus peticiones. 

Los episodios de posibles irregularidades ahora van a ser examinados en la Cámara de Representantes, que está dominada por los demócratas, incluyendo hechos como el despido del exdirector del FBI James Comey, los esfuerzos de Trump para destituir a Mueller y sus intentos de impedir que se difundieran los correos sobre la reunión en la Torre Trump en 2016 entre rusos y su equipo de campaña. 

Los demócratas piden acciones contra Barr, argumentando que el informe de Mueller menoscaba algunas de las afirmaciones hechas por el fiscal general sobre el tema de la obstrucción y la cooperación de la Casa Blanca con la investigación. 

"Hay al manos cuatro formas significativas en las que el señor Barr engañó a la opinión pública sobre el contenido del informe Mueller", dijeron en un comunicado conjunto el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, y la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. 

Eric Swalwell, un legislador de California, pidió la renuncia de Barr y muchos otros le recriminaron. 

Éstos acusan a Barr de sugerir públicamente de forma falsa que Mueller no tenía la intención de que el Congreso resolviera el tema de la obstrucción a la justicia.