•  |
  •  |
  • END

LIMA / AFP

La declaración del presidente boliviano, Evo Morales, de que Perú sabe que va a perder el litigio con Chile que estudia la Corte de La Haya, fue considerada “disparatada” e “impertinente” por políticos en Lima, en un nuevo punto de tensión en las relaciones entre los dos países.

En una reunión con la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano, el canciller García Belaunde pidió que el tema sea tratado en una sesión secreta porque se trata de “temas de Estado que merecen discreción en su manejo”.

Las frases de Morales, entregadas la víspera al diario chileno La Tercera, generaron enorme malestar en medios políticos, donde fueron calificadas de “impertinentes” y disparatadas”.

Se trata de afirmaciones “impertinentes, lamentables” y que no tendrán “ningún efecto en le Corte Internacional de La Haya, que actúa con independencia y con base en argumentos jurídicos”, opinó el ex canciller Eduardo Ferrero, miembro de la delegación que representa a Perú en la demanda en La Haya.

El ex canciller y legislador oficialista Luis Gonzales Posada, influyente figura del gobierno del presidente Alan García, pidió al mandatario boliviano no emitir “comentarios disparatados” sobre el litigio planteado en La Haya.

Perú presentó en enero del año pasado una demanda contra Chile en la Corte Internacional sobre límites marítimos en la frontera común en el Océano Pacífico.

Lo que dijo Evo

El presidente boliviano ha reiterado que considera esa demanda en La Haya como un obstáculo a su reclamo centenario de salida al mar que plantea a Chile, país que le arrebató su franja costera en una guerra en el siglo XIX.

“Tengo la información de que el gobierno peruano sabe que la demanda la va a perder. Lo saben ellos; hicieron la demanda para perjudicar a Bolivia”, dijo Morales en su entrevista con el diario La Tercera de Santiago.

“Si existiera un problema entre Perú y Chile sobre límites, la forma de resolverlo sería el diálogo, pero para perjudicar a Bolivia hacen una demanda, para que Bolivia no tenga acceso al mar”, agregó el mandatario.

Gonzales Posada estimó que “el presidente Morales sufre del síndrome de Estocolmo, no hay otra explicación para su actitud lisonjera con Chile y ofensiva con Perú, entrometiéndose en asuntos que no le competen”, añadió, subrayando que “más bien vemos que Bolivia ha congelado sus reclamos marítimos a Chile”.

Lo señalan de “ignorante”

Ferrero, quien también ha sido canciller, dijo que el mandatario boliviano “demuestra ignorancia, porque es evidente que nadie puede saber (el dictamen), ya que el proceso (en La Haya) recién está iniciándose y hay una característica de confidencialidad según las normas de la Corte”, dijo.

Ese punto de vista fue compartido por el ex presidente boliviano Carlos Mesa, quien dijo a la radio limeña CPN que es imposible que alguien pueda tener fuentes confiables en La Haya que “no respeten mínimamente los criterios de manejo absolutamente reservado y prudente sobre un caso tan delicado como éste”.

Según Mesa, el presidente Morales “ha roto los elementos básicos de una relación de respeto mutuo; uno puede discrepar, incluso pensar que haya una posición de un país hacia el suyo, pero no lo puede plantear en esos términos”, señaló.