•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Decenas de venezolanos volvieron a concentrarse este lunes en varios sectores de algunos estados del país para protestar por los fallos de los servicios públicos y la severa crisis económica que mantiene una inflación acumulada de 429.3 % y que ha pulverizado el poder adquisitivo.

En estados como Zulia (noroeste), sumido en apagones desde hace meses, Lara (oeste), Bolívar (sur) y en Caracas se registraron protestas del sector salud, educación, pensionados y de habitantes de comunidades que exigían el restablecimiento del servicio de luz, agua o gas.

En Caracas, un grupo de manifestantes se concentró en la concurrida avenida principal de Las Mercedes para rechazar el racionamiento de agua y llamar la atención de los ciudadanos sobre este problema a propósito del Día de la Tierra.

Además, una veintena de personas protestó a las puertas de la sede de la Cruz Roja en la capital venezolana para demandar celeridad en la entrega de la ayuda humanitaria que reparte la institución desde la pasada semana para hacer frente a la escasez de medicinas, que según la Federación Farmacéutica es de más de 70 %.

Mientras tanto, en Maracaibo, capital del estado de Zulia, jubilados y pensionados se manifestaron frente a sedes bancarias exigiendo el pago de sus mensualidades.

Los manifestantes explicaron a periodistas que llevan una semana esperando poder ingresar al banco para cobrar sus pensiones, pues ante el racionamiento eléctrico que aplica el Gobierno en medio de la crisis eléctrica, las entidades financieras no han prestado servicio.

Según medios venezolanos, en Lara se registraron al menos cinco protestas de distintas comunidades ante la falta de gas.

En el sur del país, estado Bolívar, trabajadores de la Universidad Nacional Experimental Politécnica “Antonio José de Sucre” exigían un aumento salarial para “poder vivir dignamente”.

Los empleados, que no especificaron cuánto perciben, aseguraron que el salario solo les alcanza para pagar el pasaje diario del transporte público.

Nicolás Maduro y Juan Guaidó. Archivo/END

En Venezuela, el salario mínimo, que es percibido por buena parte de la población es de 18,000 bolívares mensuales (4.37 dólares según la tasa oficial de este lunes) y apenas alcanza para comprar un empaque con tres decenas de huevos. 

Chavismo convoca a contramarchas 

El oficialismo llamó este lunes a manifestaciones en Venezuela para el próximo 27 de abril y 1 de mayo, coincidiendo con marchas convocadas para esos días por el opositor Juan Guaidó en su ofensiva contra el gobierno del socialista Nicolás Maduro.

“Queremos convocar a nuestra militancia a dos grandes movilizaciones”, anunció Héctor Rodríguez, dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El próximo sábado 27 de mayo Venezuela saldrá formalmente de la Organización de Estados Americanos (OEA), dos años después de que Maduro iniciara las gestiones para retirarse del bloque, al cual acusa de ser parte de una campaña de Washington para “intervenir” el país.

“Convocamos a todo el pueblo chavista a la movilización para celebrar la salida definitiva de ese espacio de dominación y subordinación de los intereses norteamericanos”, dijo Rodríguez.

Después, “estaremos en las calles como todos los 1 de mayo” por el Día Internacional de los Trabajadores, agregó el portavoz del PSUV.

El Consejo Permanente de la OEA aceptó este mes como representante de Venezuela a un enviado de Guaidó, jefe parlamentario autoproclamado presidente interino y reconocido como tal por más de 50 países.

Guaidó convocó el viernes pasado a la oposición a salir en esas mismas fechas: el 27 de abril para una juramentación masiva de comités para la movilización de bases y el 1 de mayo para realizar “la marcha más grande la historia” y exigir “el cese definitivo de la usurpación” de Maduro. 

En Caracas, un grupo de manifestantes se concentró en la concurrida avenida principal de Las Mercedes para rechazar el racionamiento de agua. Archivo/END

El líder opositor de autoproclamó el 23 de enero, después de que la mayoría opositora del Parlamento declarara “usurpador” del poder a Maduro, alegando que su nuevo mandato es producto de elecciones fraudulentas.

Es habitual en Venezuela que el oficialismo convoque movilizaciones propias cada vez que la oposición llama a protestas.