•   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, negó ayer lunes que se tramara un intento de golpe de Estado por parte de militares, luego del escándalo causado por el crimen de un abogado quien, en un video grabado días antes, acusó al mandatario de su muerte.

“No hubo movimientos militares de ninguna naturaleza (...), tuvimos en estos 15 días dos reuniones de comandantes, una de ellas fue en (la base militar) Mariscal Zavala, en donde les agradecí su comportamiento profesional, incluso por los buenos consejos”, afirmó Colom en una entrevista con el diario Prensa Libre.

“Se hizo una evaluación de qué pasaría si hubiera habido un enfrentamiento, se hicieron planes de control de daños y prevención. Fui a visitar dos zonas, no por temor, sino porque como jefe tengo que ir a darles su motivadita a los muchachos”, agregó.

Temor por mareros

“Teníamos preocupación por las manifestaciones, en las que, gracias a Dios, no hubo incidentes. Había toda clase de rumores, que mareros (pandilleros) se iban a meter en una y otra (marcha), que iba gente armada. Puro terrorismo barato”, puntualizó.

Además, “el Ejército está bastante claro de su función. Y lo otro es que no ha habido una sola persona que me haya dicho que un golpe militar pudiera tener viabilidad” en estos momentos, manifestó el mandatario.

Colom, su esposa Sandra Torres, y el secretario privado de la presidencia, Gustavo Alejos, fueron acusados en un video que grabó el abogado Rodrigo Rosenberg, tres días antes de su muerte, perpetrada el pasado 10 de mayo.

Después de la divulgación de la cinta, los guatemaltecos vivieron días de agitación política, en el marco de la peor crisis de los últimos 16 años.

El gobernante reconoció que la gobernabilidad estuvo en peligro, pues “en la primera semana, el escenario que hacíamos era bastante dramático; la segunda, ya lo vimos de otra manera, y la semana pasada se empezaron a tranquilizar las aguas”.