•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Éric Drouet, el más mediático de los "chalecos amarillos" desde el inicio de ese movimiento contestatario en Francia hace cinco meses, declaró este miércoles que abandona la primera fila cansado de las amenazas que asegura recibir a diario.

En un mensaje y un vídeo publicados en Facebook, dijo que está harto de los insultos dirigidos tanto a él como a su familia, de esas amenazas y del trato recibido en los medios de comunicación y en las redes, con un análisis al detalle de su vida.

 Lea: Protesta de "chalecos amarillos" pone en tensión a París

"Seré un mero 'chaleco amarillo' durante un buen tiempo, ni más ni menos. Esto no afecta para nada al movimiento, seguimos estando ahí", destacó Drouet, camionero de 34 años que impulsó la primera manifestación, el pasado 17 de noviembre.

Desde entonces, se convirtió en uno de los rostros más reconocibles de la protesta, especialmente después de que el 5 de diciembre anunciara en televisión su intención de tomar el Elíseo, unas declaraciones que le valieron la apertura de una investigación judicial por incitación a cometer un delito.

 De interés: "Chalecos amarillos" vuelven a las calles en Francia con nueva ley antidisturbios

El hombre también tiene abiertas diligencias por portar un arma no autorizada, una porra, lo que le podría acarrear hasta seis meses de cárcel.

Drouet, que lamentó que algunas críticas hayan procedido de miembros de ese mismo movimiento, aseguró que los "chalecos amarillos" no tienen ni jefes ni líderes y dejó claro que seguirá participando en las protestas, aunque sea "de incógnito".

 Además: Protestas de “chalecos amarillos” registra hoy un nivel más bajo de participación

Este sábado, en la última manifestación, unos 27,900 "chalecos amarillos" se manifestaron en todo el país, en una jornada en la que el fuerte despliegue policial limitó los disturbios de anteriores fines de semana.

Drouet quiso dejar claro que no se aparta temporalmente por miedo, a menos que sea el miedo de poder llegar a "cometer alguna tontería" como consecuencia de toda la presión recibida.