•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente francés Emmanuel Macron, que afronta desde hace meses el descontento social de los "chalecos amarillos", anunció este jueves, entre una batería de medidas, una reducción importante de impuestos. 

"No quiero incrementos de impuestos y quiero una bajada para quienes trabajan reduciendo significativamente el impuesto sobre los ingresos", afirmó en una conferencia de prensa en el Elíseo.Estos recortes fiscales, que ascenderían a 5.000 millones de euros, se financiarían mediante la supresión de las exenciones de impuestos a las empresas y la reducción del gasto público.

El gran debate mostró que existe entre los franceses "un profundo sentimiento de injusticia fiscal", sostuvo Macron en referencia a una gran consulta nacional de dos meses, en la que 1,5 millones de franceses opinaron sobre cómo mejorar la situación del país.

Fue precisamente una subida de los impuestos sobre los combustibles lo que detonó en noviembre la revuelta de los "chalecos amarillos", un colectivo que protesta cada sábado en todo el país.

Esta revuelta de franceses que reclaman una mejora del poder adquisitivo y expresan el hartazgo de las clases populares con dificultades para llegar a fin de mes se ha convertido en la peor crisis de su presidencia.

Macron abogó también a favor de un aumento de las pensiones y del cierre de la elitista Escuela Nacional de Administración (ENA), un vivero de presidentes franceses que según sus críticos forma a una clase dirigente desconectada del pueblo.

De sus aulas salieron los presidentes Valery Giscard d'Estaing, Jacques Chirac, François Hollande y el propio Macron.