•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de 600 científicos europeos y unos 300 grupos indígenas instaron a la Unión Europea (UE) a fomentar un comercio con Brasil que deje de dañar sus bosques y preserve los pueblos originarios con prácticas medioambientales sostenibles, según un manifiesto publicado este jueves en la revista Science.

"La UE necesita urgentemente fortalecer sus esfuerzos en el comercio sostenible y defender sus compromisos en materia de derechos humanos, protección del medioambiente y mitigación del cambio climático", señalaron los signatarios de la carta.

La declaración denuncia que el bloque europeo, uno de los mayores socios comerciales de Brasil, es "líder mundial" en importar productos agrícolas que "causan deforestación", lo que ha supuesto la pérdida de una masa boscosa equivalente "al tamaño de Portugal entre 1990 y 2008".

En ese sentido, el manifiesto refleja que los bosques brasileños perdieron de media más de un campo de fútbol cada hora entre 2005 y 2013 como resultado de las importaciones de la UE.

"La UE importó más de 2.000 millones de euros (2.240 millones de dólares) en alimentos para ganado de Brasil en 2017, sin saber si se cultivaron en tierras deforestadas o asociadas a conflictos" con tribus indígenas, destacó el manifiesto.

Brasil alberga gran parte de la Amazonía, la mayor selva tropical del planeta y uno de los seis biomas que hay en su territorio, todos ellos con una gran diversidad y hogar, además, de los pueblos originarios.

"Europa es cómplice de los crímenes cometidos en nombre de la producción agrícola", sostuvo Sonia Guajajara, una de las líderes de la la llamada Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (Apib), citada en el texto.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. EFE/END

Por su parte la investigadora Laura Kehoe, de la Universidad de Oxford y quien estudia como los hábitos alimentaciones de consumo puede provocar deforestación, pidió en la nota a la UE que "deje de importar deforestación y se convierta en un líder mundial en comercio sostenible".

"Instamos a la UE a aprovechar esta oportunidad crucial para garantizar que Brasil proteja los derechos humanos y el medioambiente", recalcó la misiva publicada en la revista científica estadounidense.

Para ello, recomiendan a la UE "defender la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas", "mejorar los procedimientos para rastrear los productos asociados con la deforestación y los conflictos contra los indígenas"; y "consultar y obtener el consentimiento" de los mismos para definir criterios "estrictos" sobre cómo comercializar determinados ítems.

Asimismo, los científicos y los indígenas también denunciaron en la publicación que, "mientras el mundo mira para otro lado, el pueblo de Brasil y los bosques que protegen están siendo atacados".

"La violencia ahora está escalando a niveles récord, con tres ataques reportados y al menos nueve personas encontradas muertas" en zonas limítrofes con regiones deforestadas "desde principios de este mes", alertaron.

En esa línea, también destacaron que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro, en el poder desde el pasado 1 de enero, "amenaza los derechos de los indígenas y las áreas naturales que los protegen".

Bolsonaro, líder de la extrema derecha en Brasil y capitán en la reserva del Ejército, ha manifestado su deseo de "explotar" la Amazonía" junto con Estados Unidos y reafirmado su intención de que no delimitará nuevas reservas indígenas, pudiendo incluso revertir algunas ya homologadas.

También expresó que pretende acabar con lo que denomina como "ecologismo chiíta" y con la "industria de la multa" contra productores rurales.