•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El enviado especial de EE. UU. para Venezuela, Elliott Abrams, calificó este jueves de “violación de la ley” la presencia en la Embajada del país suramericano en Washington de un grupo afín a Nicolás Maduro y afirmó que “tienen que marcharse”, sin precisar detalles sobre un posible desalojo.

“Es una clara violación de la ley”, declaró Abrams a los periodistas sobre la ocupación de esa legación por parte de un colectivo de activistas que impide el ingreso de los representantes en EE. UU. del líder del Parlamento venezolano, Juan Guaidó.

El funcionario subrayó que “no hay capital en el mundo, no hay Gobierno en el mundo que permita eso”.

“Ninguno, y nosotros tampoco lo vamos a permitir”, puntualizó Abrams, quien no obstante, consideró que es el enviado de Guaidó en EE. UU., Carlos Vecchio, quien debería definir las circunstancias de un hipotético desalojo de los manifestantes, aunque agregó que este ya ha solicitado a los activistas que evacúen el lugar.

El miércoles, los últimos diplomáticos en Washington fieles al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abandonaron la Embajada, ubicada en el acomodado barrio de Georgetown y cuya fachada exhibe enormes pancartas en las que se lee “no a la guerra por petróleo”, “stop al golpe”, “paz” o “no a las sanciones letales”.

Activistas de izquierda permanecen en la embajada de Venezuela en Washington. EFE/END

El gobierno del presidente Donald Trump había fijado ayer jueves como fecha límite para que los diplomáticos de Maduro se fueran.

Abrams defendió que la Embajada es “territorio soberano de Venezuela” e indicó que la Administración estadounidense “respeta y reconoce” a Vecchio como el “embajador”.

Por otro lado, el enviado especial para Venezuela hizo hincapié en que su país no elegirá al próximo presidente de Venezuela: “Nosotros, como lo hemos hecho antes, reconoceremos los resultados de una elección libre”, dijo.

Poca presión de la UE

Respecto a la postura de España y de la Unión Europea (UE), en general, frente al Gobierno de Maduro, Abrams señaló que EE. UU. no ha visto el mismo tipo de “presión” contra Venezuela, en alusión a sanciones o restricciones de viaje.

Abrams, uno de los ideólogos de la estrategia de Estados Unidos contra el Gobierno de Maduro, participó el jueves en el encuentro “Venezuela After Maduro: A Vision for the Country’s Future”, en el centro de pensamiento Atlantic Council, al que también asistió Vecchio.

La intervención de Abrams fue interrumpida por una seguidora del grupo de activista, Code Pink, varios de cuyos integrantes permanecen en la Embajada venezolana.

La mujer, que fue retirada por guardias de seguridad, portaba una pancarta en la que denunciaba un “golpe de Estado” en Venezuela y arengas contra Guaidó.

El pasado 18 de marzo, representantes de Guaidó, quien se proclamó en enero presidente interino del país, ocuparon el Consulado de Venezuela en Nueva York y dos edificios del Ministerio de Defensa en Washington. 

Calamidad venezolana

El encargado de Venezuela en el Gobierno de Estados Unidos, Elliott Abrams, dijo que muy pocos países han visto tanta “calamidad” como en la Venezuela de Nicolás Maduro, al asistir a un evento organizado por el Atlantic Council que busca arrojar luz y soluciones a la crisis en el país sudamericano.

Los desafíos que enfrenta la rica nación petrolera bajo el gobierno en disputa de Nicolás Maduro, que ha dejado hambre y el éxodo de millones de personas, tiene en vilo a los ciudadanos venezolanos y a la comunidad internacional.

“Los venezolanos merecen escuchar nuestras opiniones, no solo sobre la Venezuela de hoy, sino también sobre la de mañana (...) Muy pocos países han visto tal calamidad política, social y económica después de décadas de democracia y prosperidad”, dijo Abrams a los asistentes al panel “Venezuela después de Maduro: una visión para el futuro del país”.

Abrams fustigó a Maduro, diciendo incluso que está destruyendo lo que dejó su predecesor Hugo Chávez y aclaró que como republicano que es, jamás habría votado a favor del fallecido gobernante venezolano.

Adelantó que Estados Unidos “está trabajando con el equipo de transición que lidera el presidente encargado Juan Guaidó para continuar entrando al país la ayuda humanitaria y explicó que una vez que ocurra la transición serán invertidos “millones de dólares” para reflotar la economía de la nación.

“Creemos que el régimen de Maduro debe terminar para que Venezuela  recupere  la  democracia  y  la  prosperidad.  Pero  al  igual que  todos  los  ciudadanos del país, el PSUV tiene el derecho de desempeñar un papel en la reconstrucción de su país”, dijo Abrams.

“La recuperación en Venezuela solo puede comenzar cuando exista un gobierno que incluya a todos los venezolanos”, aclaró.

Abrams también se dirigió a los militares, cuyo alto mando juró lealtad a Maduro: “Creemos que la transición en Venezuela dependerá de buenos militares”, enfatizó.