• Washington D.C, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, saludó este viernes que Rusia y China "ayudan" en las discusiones sobre el arsenal nuclear de Corea del Norte, al día siguiente de una cumbre entre el líder norcoreano Kim Jong Un y su par ruso Vladimir Putin.

"Aprecio que Rusia y China nos ayudan", dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca.

El presidente Putin celebró una primera cumbre con Kim el jueves, una reunión que muchos ven como una respuesta al fracaso del encuentro entre Trump y el líder norcoreano en febrero en Hanói, que terminó sin ningún acuerdo.

El líder norcoreano Kim Jong Un (i) y el presidente de Rusia, Vladímir Putin (d). EFE/END

El mandatario estadounidense afirmó que no consideraba a China y Rusia como rivales en una lucha por influenciar a Corea del Norte.

"China nos ayuda porque creo que es lo que quiere. No necesita armas nucleares justo al lado de su país", declaró Trump.

"Creo que lo estamos haciendo muy bien con Corea del Norte. Se están logrando muchos avances", añadió.

Por su parte, el líder norcoreano, Kim Jong-un, cree que la situación en la península coreana depende de la "actitud" de Estados Unidos, acusó a este país de "mala fe" y dijo que su régimen está preparado para cualquier "situación posible".

Los comentarios fueron hechos en la reunión que tuvo Kim el jueves pasado con el presidente ruso, Vladimir Putin, y reproducidos por la agencia norcoreana KCNA. Kim no hizo declaraciones al final de esa cumbre con Putin, en la ciudad rusa de Vladivostok.

Kim Jong-un abandonó hoy Rusia después de su cumbre con Vladímir Putin, a quien arrancó el apoyo a la exigencia de Pionyang de contraprestaciones a cambio de la desnuclearización, pero sin llegar a recibir promesas concretas.

Si Kim se esperaba alguna mención de Putin a un eventual alivio de las sanciones internacionales, habrá vuelto decepcionado a su país, porque el mandatario ruso -al menos en público- ni siquiera pronunció la palabra ni tampoco que la desnuclearización debe ser gradual, una postura que siempre ha defendido el presidente de Rusia.