• Colombo, Sri Lanka |
  • |
  • |
  • EFE

La comunidad musulmana de Sri Lanka decidió, en buena parte, ausentarse de los habituales rezos colectivos de los viernes en la isla a raíz de la preocupación por su seguridad tras los atentados que mataron a 253 personas durante las celebraciones cristianas del Domingo de Resurrección.

"Las razones por las que no tuvimos las oraciones de hoy fueron en primer lugar por motivos de seguridad", dijo el vicepresidente del Consejo de Musulmanes de Sri Lanka, Hilmy Ahamed, en referencia a las preocupaciones de la comunidad, minoritaria en la isla, a eventuales reacciones violentas tras la serie de ataques reivindicados por el Estado Islámico (EI).

Ahamed sumó además "la solidaridad con los cristianos que cancelaron las misas dominicales de manera indefinida".

"Si la comunidad afectada canceló, ¿cómo podemos nosotros celebrar oraciones? Consultamos con la comunidad religiosa y decidimos hacer el exhorto a no tener oraciones", agregó.

El ministro de Asuntos Religiosos Musulmanes, Abdul Haleem Mohamed Hashim, pidió ayer no acudir a las plegarias colectivas de hoy como muestra de solidaridad y protesta "contra el acto bárbaro de los despiadados terroristas".

Durante los últimos días líderes de las principales minorías religiosas del país, musulmanes, cristianos, e hindúes, han tenido varias reuniones interreligiosas para evaluar la crítica situación de seguridad de estas comunidades tras los ataques que tuvieron como objetivo tres iglesias y tres hoteles de lujo.

Los clérigos tomaron estos ataques como un intento de generar conflicto entre las comunidades, dijo hoy en una rueda de prensa el presidente de la Conferencia Episcopal de Sri Lanka, el cardenal Albert Malcolm Ranjith.

"La comunidad islámica se ha sentido nerviosa y preocupada por la posible reacción de nuestro lado, pero les aseguraré que no deben tener ningún temor", dijo Ranjith. Asimismo, el cardenal pidió a los cristianos a que "no reaccionen con agresividad y que no levanten la mano contra nadie".

Musulmanes rezan en la mezquita Mohideen Meththai Grand Jumma de Kattankudy. AFP/END.

Las iglesias de Sri Lanka anunciaron también la suspensión de los servicios religiosos "hasta nuevo aviso" y, en su lugar, las misas se transmitirán a través de la televisión nacional para que los devotos puedan participar de los oficios desde sus hogares, informó el cardenal.

La serie de ataques ocurridos el pasado domingo casi simultáneamente en tres hoteles de lujo y tres iglesias en Colombo y otras ciudades del país, fueron cometidos por al menos nueve suicidas cargados con potentes explosivos.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial, también en Colombo. En Sri Lanka la población cristiana representa el 7.4%, mientras que los budistas son el 70.2%, los hinduistas el 12.6% y los musulmanes el 9.7%, según datos del censo de 2011.