•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente saliente del gobierno español, Pedro Sánchez, advirtió el viernes que el emergente partido de extrema derecha Vox puede obtener en las elecciones del domingo un mejor resultado al pronosticado por las encuestas, como ocurrió en Finlandia.

La agrupación de extrema derecha Verdaderos Finlandeses casi duplicó sus escaños en el Parlamento en las elecciones del 14 de abril, y fue solo superada por los socialdemócratas por una mínima diferencia.

En las elecciones legislativas de este domingo en España los sondeos prevén que Vox, que removió el tablero político al obtener en diciembre 11% de los votos en la región de Andalucía, entre al Congreso de los Diputados por primera vez, en quinta posición.

Pero el socialista Sánchez alertó de la posibilidad de que Vox tenga un mejor resultado: "Hay un riesgo real, cierto".

"Aquí nadie daba un duro [nada] porque en Finlandia la ultraderecha fuese de pasar de quinta posición a segunda posición", señaló Sánchez a la radio Cadena SER.

Apenas unos meses atrás, Verdaderos Finlandeses renqueaba en las encuestas, pero escaló con un discurso antiinmigración. Los socialdemócratas terminaron ganando por tan solo 7.600 votos.

"Al final el voto cuenta", destacó Sánchez.

Sánchez alertó de la posibilidad de que Vox tenga un mejor resultado: "Hay un riesgo real, cierto". EFE/END

El resultado de la extrema derecha en Finlandia encendió las alarmas en Europa, donde los movimientos populistas han ganado terreno, como en Francia, Alemania o Italia.

Por lo pronto, los sondeos predicen una victoria de los socialistas, pero sin mayoría para gobernar en solitario. Y auguran poco probable una mayoría de derechas que incluya a Vox.

Pero en Andalucía las encuestas subestimaron el resultado de la extrema derecha y su respaldo fue clave para llevar al poder en ese feudo socialista a una coalición de los conservadores del Partido Popular y el centroderecha de Ciudadanos. La preocupación es que esa alianza se pueda repetir a nivel nacional.

"Esto ya no es una cuestión de izquierda o derecha, nos estamos jugando el que la ultraderecha influya en la acción del gobierno de España", añadió Sánchez.